Directivos de Fagor Electrodomésticos también perdieron sus ahorros

El abogado Raúl Tenes (centro) habla con los miembros de Ordaindu y Eskuratu en Bergara./LOBO ALTUNA
El abogado Raúl Tenes (centro) habla con los miembros de Ordaindu y Eskuratu en Bergara. / LOBO ALTUNA

La defensa renunció a que declarase el expresidente Javier Sotil, mientras la expectación de la vista de hoy es si acude Sergio Treviño

Carmen Larrakoetxea
CARMEN LARRAKOETXEA

El que fuera presidente del consejo rector de Fagor Electrodomésticos (FED), Javier Retegui Albisua, y la responsable de análisis de Finanzas (controller) de la cooperativa, Ana María Beristain Eguiguren, perdieron parte de sus ahorros con la caída de Fagor, porque además del capital obligatorio como cooperativistas, también suscribieron Aportaciones Voluntarias.

Ambos reconocieron en el Juzgado de Bergara donde se celebra la vista oral de la demanda colectiva de casi 960 antiguos socios de Fagor Electrodomésticos y de Edesa contra la Corporación Mondragón -a la que piden 47,8 millones de euros por la pérdida de sus ahorros-, que mantuvieron esas Aportaciones Voluntarias hasta el final a pesar de conocer de primera mano la crítica situación económica de las cooperativas. Trataban de demostrar así que no hubo engaño, ya que ellos mismos resultaron damnificados con la quiebra de las emblemáticas firmas. Y también que las cooperativas adoptaban decisiones soberanas, sin influencia por parte de la corporación.

Se da la circunstancia de que Retegui adquirió las Aportaciones Voluntarias en 2011, último año en que la cooperativa tuvo beneficios y dos años antes del concurso. Con la caída de la compañía ambos perdieron esos ahorros, pero ni Retegui ni Beristain, como después recalcó la abogada de la defensa, Arantxa Estefanía, han demandado a Mondragón.

El abogado de la acusación que representa a los exsocios agrupados en las asociaciones Ordaindu y Eskuratu, Raúl Tenes, restó importancia a esta tenencia de Aportaciones Voluntarias por parte de esos dos directivos. Argumentó que «tenían necesidad de dar ejemplo», porque se estaba pidiendo al resto de socios que mantuvieran sus aportaciones.

No se precisó cómo se alertó de los riesgos a los socios: se insistió en que ya sabían que Fagor iba mal

Ni Beristain ni Retegui precisaron en ningún momento los mensajes que se les dieron a los socios de Fagor y Edesa para que mantuviesen sus ahorros en las cooperativas, ni el riesgo que ello podría comportar. Recalcaron, como hicieron otros directivos en la vista del lunes, que los socios de las cooperativas tuvieron toda la información de la situación económica y que eran tan conscientes como los demás de cómo se reducía personal y sueldos. Es decir, de que las cosas iban mal.

Ayer también compareció Agustín Markaide, presidente de Eroski, en calidad de miembro del consejo de Mondragón, que ratificó la tesis de que la corporación no influyó en la gestión ni en las decisiones de Fagor. Sorpresivamente, la defensa renunció a interrogar al expresidente del grupo Javier Sotil. Consideró que su testimonio sería similar al de los otros directivos y, por tanto, no supondría una gran aportación.

Hoy están citados a declarar varios peritos, además de Xabier Bengoetxea y Sergio Treviño, presidente y director general de Fagor cuando cayó la compañía. Hay expectación sobre si acudirá Treviño, que reside y trabaja en Francia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos