Las diputaciones controlarán las cuentas bancarias de los vascos en 102 países

Las diputaciones controlarán las cuentas bancarias de los vascos en 102 países

La supervisión informática de las cajas registradoras en bares, restaurantes y comercios no estará lista hasta 2019

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

Si tiene usted una cuenta en el extranjero, incluso en alguno de esos enclaves tradicionalmente considerados paraísos fiscales -como es el caso de Gibraltar- o laxos a la hora de la transparencia -como sucede en Suiza-, dejará de ser un secreto para las diputaciones vascas. Si esa cuenta o depósito bancario en el extranjero supera los 50.000 euros y no lo ha declarado, está perdido. Alguna de las haciendas vascas se dirigirá a usted, amablemente, con una factura de las que hielan el sudor y la sangre. Tampoco pierda la cabeza en un arranque de pánico para intentar cancelar esa cuenta secreta y trasladar los fondos a otro sitio. Ya es tarde, no hay nada que hacer. Todas las cuentas de vascos en medio mundo que existan desde el 1 de enero de 2017 figuran ya entre los datos accesibles para las haciendas forales.

Este acceso masivo a la información bancaria de los contribuyentes fue desvelada ayer por Gonzalo López Huerta, presidente de la Comisión de Lucha contra el Fraude -formada por Gobierno vasco y diputaciones-, en una comparecencia en el Parlamento de Vitoria. López Huerta, que es además el máximo responsable de la inspección fiscal de Álava, desgranó el proceso de adhesión de las diputaciones a un convenio internacional que facilita el acceso automático y recíproco a este tipo de datos. Esto significa que las haciendas forales no tendrán que pedir autorización alguna para consultar esa base de datos, al tiempo que deberán poner a disposición de esos 102 países la información que tengan sobre los depósitos bancarios de sus contribuyentes en entidades financieras de la comunidad autónoma.

El acceso a los datos de 49 países -entre los que se encuentran todos los de la UE y zonas polémicas como Gibraltar, Cayman o Jersey- ya es accesible y pueden ser consultados por los servicios forales. Ahí figuran todas las cuentas abiertas en esos países desde el 1 de enero de 2016 y la cuantía de sus depósitos. El acceso a los datos de otros 53 países, que se han adherido al convenio de intercambio de información en una segunda tanda, se producirá dentro de un año, pero contendrá todos los movimientos desde el 1 de enero de 2017. Entre los ‘rezagados’ se encuentran algunos que han sido especialmente atractivos en la ocultación de patrimonios, como es el caso de Panamá, Suiza, Bahamas o Hong Kong.

Por otra parte, los componentes de la comisión destinada a coordinar la lucha contra el fraude fiscal en Euskadi admitieron que un viejo proyecto, el control de las cajas registradoras de bares, restaurantes y comercios, camina con un notable retraso. No entrará en funcionamiento, reconocieron, hasta el año 2019. Y ello pese a que presentaron el proyecto hace ya un año, precisamente en otra comparecencia que realizaron en el Parlamento vasco.

El objetivo de esa iniciativa es colocar un dispositivo de comunicación en cada una de las cajas registradoras, de tal forma que Hacienda pueda tener un conocimiento inmediato de la operación. Con ello se pretende evitar el fraude en este segmento de actividad en el que, estiman los responsables de la inspección fiscal, se esconde un alto porcentaje de fraude al no incluir muchas operaciones en la contabilidad oficial.

Por otra parte, la comisión no ha cumplido la promesa realizada en 2016 de establecer objetivos concretos y cuantificados en la lucha contra el fraude de Bizkaia, Álava y Gipuzkoa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos