La confianza en la economía se estabiliza en la eurozona y baja en España

En junio alcanzó su cota más alta desde 2007, según el Indicador de Sentimiento Económico (ISE)

EFEBRUSELAS

La confianza de los consumidores y empresarios en la economía aumentó en julio 0,1 puntos en la eurozona tras alcanzar en junio su cota más alta desde 2007, en tanto que en España descendió un punto, según el Indicador de Sentimiento Económico (ISE) publicado hoy por la Comisión Europea.

En el conjunto de la Unión Europea la mejora continuó con un aumento de 0,8 puntos en la confianza, hasta los 112,1 puntos, en una escala en la que 100 representa la media del indicador entre 1996 y 2016.

La Comisión corrigió así su primera estimación, que indicaba que la confianza caería 0,4 puntos en la eurozona y 0,1 puntos en la UE.

En España, el indicador cayó hasta los 107,9 puntos en julio, empujado por el descenso de la confianza en la industria, de 0,7 puntos a 1,8 puntos negativos, así como en el comercio minorista, de 13,8 a 13 puntos.

Por el contrario, aumentó la confianza en el sector servicios, de 22,7 a 24,3 puntos, entre los consumidores, de 1,4 a 2 puntos, y en la construcción, de 22,5 puntos negativos a 22,1 puntos negativos.

España fue el país de entre las grandes economías de la eurozona donde más cedió el indicador, que también empeoró en Francia (0,7 puntos) y en Italia (0,6). Por el contrario, se registraron incrementos en Alemania (0,6 puntos) y Holanda (0,3).

En el conjunto de países de la moneda única, la confianza de empresarios y consumidores descendió ligeramente hasta los 111,2 puntos, estabilizándose así en la que es su cota más alta desde 2007, después de haber registrado en junio un notable aumento hasta los 111,1 puntos.

La escasa variación en la eurozona se debió a la mayor confianza en los sectores de la construcción y de los servicios, donde el indicador mejoró 1,8 y 0,8 puntos, respectivamente.

Esta mejora fue compensada por la ligera disminución del nivel en el comercio minorista y entre los consumidores, en ambos casos de 0,4 puntos. La confianza en la industria permaneció invariable. Los planes de empleo fueron revisados al alza en todos los sectores, sobre todo, en el de servicios y comercio minorista. También mejoraron las expectativas de precios de venta en todos ellos, en particular, en la construcción y el comercio minorista, en tanto que empeoraron entre los consumidores.

Por otro lado, en el conjunto de la Unión Europea, el aumento de 0,8 puntos hasta los 112,1 estuvo motivado principalmente por la mejora del sentimiento en las grandes economías de fuera de la eurozona, en particular, Reino Unido (3,9 puntos) y Polonia (0,5). Por sectores, los cambios en la industria, donde el indicador mejoró 0,5 puntos, en los servicios (1,5 puntos) y entre los consumidores, dónde bajó 0,1 puntos, estuvieron en línea con la tendencia registrada en la eurozona.

Sin embargo, la confianza subió en el comercio minorista en la UE (2,3) y cayó en la construcción (0,4), contrariamente a la evolución de la eurozona.

Los planes de empleo también fueron revisados al alza en la UE, mientras que las expectativas de precios de venta solo mejoraron en el sector de la construcción debido al "desvío de las tendencias en el Reino Unido", según la CE. Por otra parte, la CE publicó también el Indicador de Clima Empresarial, que cayó "ligeramente" (0,11 puntos hasta los 1,05 puntos).

"Mientras que las expectativas de producción, la percepción de los pedidos y de las reservas de productos acabados por parte de los gerentes se mantuvieron en general estables, su visión sobre los pedidos de exportación y la producción pasada se deterioró", indicó la CE.

Fotos

Vídeos