Confebask cree inviable una subida de salarios generalizada en Euskadi

El presidente de Confebask, Roberto Larrañaga, esta mañana./L.A. Gómez
El presidente de Confebask, Roberto Larrañaga, esta mañana. / L.A. Gómez

El presidente de la patronal vasca insiste en considerar la reforma fiscal como «un lastre para el crecimiento»

MANU ALVAREZ

«Pretender que la empresa vasca pague más salarios, contribuya con más impuestos y genere más empleo, todo a la vez, sin que mejore su margen, es no querer entender lo que ha provocado», ha señalado hoy el presidente de la patronal vasca Confebask, Roberto Larrañaga. El máximo representante de los empresarios vascos, que ha participado en un coloquio organizado por el Foro Nueva Economía, se ha mostrado contrario a proponer una subida generalizada de los salarios en Euskadi ya que, ha indicado, hay que atender a la situación concreta de cada sector y también de cada empresa individual.

En la vertiente salarial, el presidente de Confebask ha recordado que Euskadi tiene en estos momentos «los salarios más altos con al jornada laboral más corta», que le incremento salarial medio del último años se ha situado en el 1,6% para«situarse por primera vez por encima de la media europea, a un nivel similar al de Italia». Larrañaga ha apuntado así que los salarios están creciendo, aunque «en aquellas empresas y sectores que se lo pueden permitir».

Reforma fiscal

Larrañaga ha lanzado una dura crítica contra la reforma fiscal pactada recientemente por PNV y PSE, que va a provocar un incremento de la presión tributaria sobre las empresas vascas. Lo ha hecho, además, en presencia de algunos de los dirigentes políticos responsables de esta medida, presentes en el coloquio, como la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia y la presidenta de la ejecutiva vizcaína del PNV, Itxaso Atutxa. También ha asistido al encuentro el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso. En su opinión, la reforma fiscal, que mantendrá un tipo impositivo superior al vigente en el resto de España y limitará las deducciones, «puede convertirse en un lastre para el crecimiento». Un hándicap justo en un momento en que la economía mantiene un buen tono de crecimiento y aún se debe recuperar una parte del empleo perdido en los años más duros de la crisis económica.

Larrañaga ha asegurado que «al menos por el momento» el País Vasco no ha notado los efectos negativos del conflicto secesionista que se vive en Cataluña, si bien ha advertido que el «mantenimiento de la incertidumbre puede llegar a afectar de forma negativa» a la actividad de las empresas vascas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos