El comité de General Electric en Ortuella: «No tienen sentimientos»

Gerardo Delgado frente a la planta de Ortuella./FERNANDO GÓMEZ
Gerardo Delgado frente a la planta de Ortuella. / FERNANDO GÓMEZ

Gerardo Delgado, presidente del órgano de representación de los trabajadores de la planta que cerrará tras el verano, advierte: «Si se la quieren llevar de aquí, les va a salir caro»

ENEKO PÉREZ

El mazazo del anuncio del cierre súbito de la planta de General Electric en Ortuella sigue retumbando. A la vuelta de verano, entre octubre y noviembre, la compañía norteamericana iniciará los trámites legales para detener la producción en el Polígono Abra Industrial, donde se ganan la vida 147 personas. Cada una, con una historia detrás. Gerardo Delgado –62 años–, el presidente del comité de empresa, está dispuesto a ir a los juzgados. "Les va a salir caro", advierte.

147 trabajadores, 147 familias, 147 dramas...

– Muchos de ellos son jóvenes y tienen niños, hipotecas y otros pagos a los que hacer frente. Tenían sueños y una visión idealizada de su futuro… Lo lógico en su situación, vamos. El anuncio del cierre es una desgracia.

¿Sólo para ellos?

– Este tipo de empresas revitalizan todo lo que hay su alrededor, tienen un efecto de atracción. ¡Al pueblo le da vida! Por eso no se pueden llevar el negocio así, pensando exclusivamente en el dinero.

Es muy crítico con General Electric.

– Su función social ha sido inexistente. El factor humano no cuenta en absoluto. Les da igual todo, salvo la guita.

Pero la firma ha anunciado que estudiará la recolocación de una pequeña parte de la plantilla.

– En todo caso se librarían 12 o 13. Eso de que pueden ser 30 es una mentira, no me lo creo. En Zamudio y en Andoain ya andan muy justitos.

¿Qué van a hacer?

– No me voy a rendir. No pienso consentir que destrocen la vida de más de cien familias y que la gente se quede de brazos cruzados. También pido la colaboración de todas las instituciones. Con su apoyo, sobre todo con el del Gobierno vasco, podemos ponerles las cosas muy complicadas.

«¿Ya no valemos?»

Los vecinos se muestran sorprendidos del cierre cuando hace año y medio estaban levantando la persiana por primera vez.

– El año pasado decían que éramos brillantes, pero ahora resulta que ya no valemos.

¿Hasta dónde piensan llegar con la pelea?

– Agotaremos todas nuestras opciones. Todas. Vamos a pelear, queremos judicializar esta resolución, ponerles en una situación muy incómoda. Si quieren llevarse la planta de aquí, les va a salir muy caro.

Al parecer, a Bill Armstrong, el representante para Europa de General Electric, el revuelo mediático le ha disgustado.

– Me han comentado que el martes andaba con el gesto torcido. No le gusta que este tema se airee en los medios. De hecho, confesó a su círculo cercano que nosotros hemos metido "el primer gol".

Usted ha podido hablar cara a cara con él.

– Sí, le dije bien claro: "Para ti lo primero es el dinero, Bill". Ellos mueven miles de millones de euros todos los años, pero solo se preocupan de su propia riqueza, no de la que pueden generar en el exterior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos