La CEOE pide un pacto de estado para impulsar la industria

Ulacia, presidente y consejero delegado de Gamesa. /Fernando Gómez
Ulacia, presidente y consejero delegado de Gamesa. / Fernando Gómez

Los empresarios advierten que los costes energéticos penalizan su competitividad y proponen llevar a Presupuestos la parte del recibo ajena al suministro

Amparo Estrada
AMPARO ESTRADAMadrid

Los empresarios reclaman un Pacto de Estado para impulsar el peso de la industria en la economía española. El presidente de la Comisión de Industria y Energía de CEOE, Guillermo Ulacia, subrayó la «prioridad» de la «reindustrialización» de la economía en la presentación de un informe elaborado por CEOE donde figuran nueve recomendaciones para aumentar la competitividad y el peso específico del sector industrial.

El primer cambio que plantean es que las empresas tengan un «precio competitivo» de la energía y que estos costes sean equivalentes a los que soportan en otros países europeos. «En el sector químico, cementero, metalúrgico, siderúrgico, en el del caucho o el del vidrio, el coste de la energía es un elemento crítico, representa el 40% del valor añadido bruto», explicó Ulacia. Por eso, desde la patronal proponen «definir un precio de la energía industrial» que saque del recibo los costes ajenos al suministro eléctrico (como los costes de política territorial, fomento de las renovables o las anualidades para la financiación del déficit) para llevarlos a los Presupuestos del Estado y que «no penalicen la competitividad».

Además, el informe establece la necesidad de desarrollar infraestructuras comerciales (corredores ferroviarios con ancho UIC, entre otros); impulsar la colaboración público-privada; hacer una I+D más cercana a las pymes e incorporar sistemas de rendición de cuentas y criterios de evaluación a la hora de asignar recursos a las universidades (patentes realizadas, creación de nuevas empresas...). Otras recomendaciones son mayor vigilancia aduanera en la entrada deproductos, reducir las cotizaciones sociales, compensar tributos con deudas de la administración, flexibilizar los sistemas de contratación, promover la internacionalización y un mayor tamaño de las empresas, facilitar la digitalización e impedir que la legislación en materia de cambio climático y de comercio de derechos de emisión sitúe a las empresas españolas en desventaja competitiva.

En España el sector manufacturero tiene un peso del 14% del PIB, según datos de 2016. Además, en los últimos años el peso de este sector se ha recuperado desde los mínimos alcanzados en el periodo 2009-2012 (13,2% del PIB en media). Uno de los aspectos más relevantes de esta actividad es su efecto arrastre sobre otros sectores de la economía: Un incremento por valor de un euro en la demanda final del sector manufacturero conlleva un aumento de 3,11 euros en el conjunto de la economía.

En términos de empleo, la industria en España concentró el 12,5% del total, 2,3 millones de trabajadores, según datos de 2016 recogidos en el informe. La industria presenta mayor porcentaje de empleo indefinido (78,7%) que la media del resto de sectores_(73,2%) y mayor peso de los contratos a tiempo completo (94,5% del total) que el resto de sectores (83,4%). La remuneración por asalariado en el sector de las manufacturas ha sido superior a la media de la economía, ampliándose esta diferencia en los diez últimos años. Así, la remuneración por asalariado en las manufacturas ascendió a 38.600 euros en 2016, un 10% más que los 35.100 euros para el conjunto de la economía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos