La campaña de Iberdrola de 'carbón ni en Reyes' enfada en Asturias

Los ánimos ya estaban muy caldeados en la comunidad minera tras la decisión dela eléctrica de cerrar sus dos centrales térmicas

ANA BARANDIARAN

La campaña de Iberdrola, con el eslogan 'el carbón, ni en Reyes', ha levantado ampollas en la comunidad minera de Asturias a pesar de que sólo pretende reivindicar la apuesta de la eléctrica por las renovables. En el vídeo, colgado en la cuenta de Twitter, se ve a los tres Reyes Magos que entran en la sede de Iberdrola para pedir el carbón que, como reza la tradición, se entrega a los niños que se han portado mal. La empleada, entre risas, contesta que la compañía ya no trabaja con esa materia prima y les entrega molinos de viento. Ha sido echar más leña a un fuego que ya estaba encendido después de que el grupo con sede en Bilbao anunciase el pasado noviembre su firme decisión de cerrar las centrales térmicas de Lada (Asturias) y Velilla (Palencia), con la excusa de que su aportación es mínima y de que quiere profundizar en la «descarbonización» de su oferta. La medida no solo ha creado malestar en el Principado sino que le ha supuesto un duro enfrentamiento con el Gobierno central.

En este clima tan caldeado, la campaña publicitaria de Iberdrola ha hecho que salten las chispas. Distintos dirigentes sindicales y representantes políticos asturianos han expresado públicamente su rechazo. «Durante muchos años Iberdrola obtuvo cuantiosos beneficios del funcionamiento de sus centrales térmicas. Ahora, dada su internacionalización, se sube al carro de los más verdes, por puro interés económico, sin importar ni les cuencas mineras ni el empleo», criticó el actual secretario de Energía de la Federación Socialista Asturiana, Felipe González Coto.

«Os debió quedar la cabeza bien descansada», tuiteó, por su parte, el portavoz del PSOE en la Junta General del Principado de Asturias, Marcelino Marcos Líndez, al referirse al anuncio de Iberdrola. Desde IU, que reivindica la nacionalización del sector de la energía, se advirtió de que «aunque el capitalismo se vista de ecologismo, sigue siendo capitalismo». Los sindicatos asturianos recordaron, por su parte, las subvenciones que la empresa recibió en el pasado por el carbón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos