¿Buen puesto?

¿Buen puesto?
Ignacio Marco-Gardoqui
IGNACIO MARCO-GARDOQUI

Ayer se desveló uno de los secretos peor guardados desde que Cristóbal Colón presentó sus planes de la nueva ruta de las Indias en todas las Cortes europeas. Luis de Guindos será el candidato español para ocupar la vicepresidencia del BCE. Como la noticia no causa ninguna sorpresa, cabe preguntarse si es una buena idea y si De Guindos se merece el cargo. Esto segundo me parece obvio que sí. Tiene un currículum profesional más que suficiente; y si para Mario Draghi no ha sido un inconveniente insuperable su paso por la banca privada en los momentos álgidos de la locura exuberante, tampoco debería de serlo para él su patinazo en Lehman Brothers. Por el contrario, Luis de Guindos puede apuntarse la solución de la crisis financiera española. Un toro quizás no bien lidiado, pero ¿se les ocurre quién y cómo lo hubiera hecho mejor? Lo que no sé es si el cargo es lo suficientemente importante como para abandonar ahora el Gobierno que, con su salida, pierde uno de sus mejores activos. ¿Saben ustedes mucho de Vitor Constancio? Yo no, lo reconozco, y es a quien él va a sustituir...

La falta de apoyo del PSOE me parece absolutamente fuera de lugar. Está muy bien eso de propugnar una mujer para el cargo. Sin duda alguna, ¿Por qué no iba a poder serlo? Ya, pero ¿a qué mujer concreta propone ahora para un cargo apetecido por muchos países y en competencia con otro candidato? Y luego, basta recordar que el PSOE ha nombrado a tres comisarios europeos y los tres han sido hombres: Joaquín Almunia, Pedro Solbes y Manuel Marín. Exactamente, ¿cuándo le han entrado los arrebatos igualitarios?

Ahora solo falta que resulte elegido, una eventualidad que supongo estará negociada y asegurada pues, en caso contrario, el patinazo sería de órdago y vendría a sumarse al ya dado cuando se intentó sustituir a Jeroem Djsembloem en la presidencia del Eurogrupo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos