Binprint: una primera buena impresión

La empresa navarra optimiza los recursos de las imprentas, que ahorran tiempo en cada pedido. Además, esta 'startup' permite al usuario enviarlos documentos a la fotocopistería, que los procesa inmediatamente

IRATXE BERNAL

Ser el primero de la cola sin ni siquiera ponerse en ella. Hay quien pagaría por tal preferencia, sobre todo cuando la prisa apremia. El sueño de los estudiantes que necesitan con urgencia el tocho de apuntes o de quien tiene que repartir infinitas copias de un informe al que han dado el último retoque la misma fecha de entrega; llegar a la fotocopistería y tenerla todita a su disposición. Alguna vez se vieron así de apurados los promotores de Binprint, ingenieros metidos a impresores que ahora presentan un software que automatiza el proceso de forma que la orden para imprimir la podemos dar desde casa.

«Con las imprentas ocurre lo que antes con los bancos. Tú sabías cuánto dinero querías transferir y a quién, pero era una operación que tenía que hacer otra persona desde el otro lado del mostrador. Ahora, en cambio, con la banca ‘online’ el usuario puede completar el servicio», explica Manuel Colino, recordando el modelo que les vino a la cabeza cuando, allá por 2006, empezaron a pergeñar cómo podría ser el software del que ahora disponen.

Con él podremos terminar a las tantas de la mañana el informe que nos reclamará el jefe a primera hora y, desde nuestro ordenador, mandarlo a imprimir a cualquier fotocopistería indicando cuántas copias necesitamos y cómo, si las queremos o no a color y por las dos caras. Un click para encargar y otro para pagar, que ni en eso perderemos el tiempo cuando vayamos a recoger el encargo. Por la mañana, cuando el establecimiento abra al público, antes que cualquiera de los encargos que pueda reclamar la atención del dependiente desde el mostrador, estará el nuestro, que aguarda ya en la cola de tareas de la máquina elegida.

De media se tarda cinco minutos en atender un pedido de 60 páginas, cuando la impresora sólo necesita 40 segundos Ahorro de tiempo

En realidad, muchas fotocopisterías ya ofrecen la posibilidad de remitirles por email un encargo, pero requieren de cierta relación de confianza previa -ser cliente de siempre- y, además, conviene avisar de que has realizado el envío para preguntar de paso cómo andan de trabajo y cuándo podrás pasar a recogerlo. El sistema de Binprint, en cambio, prescinde de ese trámite. El propio software indica cuánto tiempo va a tardar en completar la tarea y antes de cerrar el pedido, permite al usuario previsualizar el resultado final para garantizar que la maquetación -márgenes, tipografías, saltos de página...- no se altere al abrir el documento en diferentes ordenadores.

Ventajas para el profesional

Y si tiene ventajas para el cliente, para el profesional, más. «El software les deja despreocuparse de un pedido sabiendo que queda atendido y controlado, lo que les permite realizar otros trabajos, y con la garantía de que ya está pagado», explica Manuel Colino, uno de sus promotores. «Quienes nos dedicamos a esto sabemos cuánto tiempo se nos va en tareas previas a la propia impresión: abrir el pen-drive, seleccionar los archivos, abrirlos, ajustar la impresora a las especificaciones del cliente, cobrar... Yo diría que el 88% de nuestro tiempo se va en preparar la impresión y que, además, la mayor parte de los establecimientos tenemos máquinas que están muy por encima de nuestra propia capacidad para cargarlas de trabajo», explican.

En cifras

100.000
euros es el capital inicial con el que el proyecto dio sus primeros pasos.
1
millón de euros de facturación prevista para los dos primeros años de actividad.
200.000
euros estiman necesarios para seguir con el desarrollo de la tecnogía y su lanzamiento comercial.

«De media tardamos cinco minutos en atender un pedido de 60 páginas cuando la impresora sólo necesita 40 segundos para imprimirlas. Es decir, muchas veces las tenemos paradas sin que eso signifique que no hay trabajo. De hecho, hay picos en los que hay mucho trabajo, pero no se puede hacer más deprisa por estupenda que sea la impresora si tú no eres tan rápido como ella haciendo toda esa parte previa. De esta forma, basta con encenderla para que empiece a tramitar los pedidos que hayan podido entrar incluso mientras el establecimiento estaba cerrado. Aquí, por ejemplo, vienen muchos estudiantes que quieren tener sus apuntes ya listos para la primera clase de la mañana y que, de este modo, pueden hacer el encargo el domingo y pasarse por aquí justo antes de ir a la facultad», agregan los promotores de Binprint.

Basta con encender la impresora para que ésta empiece a realizar pedidos que pueden haber entrado fuera de horario comercial Ventaja

Es decir, que como soñaron hace más de diez años, ahora las pequeñas imprentas y fotocopisterías podrían funcionar como auténticas ‘smart factories’. «Tan malo es llegar tarde como hacerlo demasiado pronto. Entonces nos costó mucho encontrar quien creyera en el proyecto», reconocen, una suerte que cambiará los próximos días 17 y 18 de octubre en la segunda edición de B-Venture, el mayor evento de financiación para ‘startups’ del norte de España. El encuentro, que se celebrará en el Euskalduna, está organizado por EL CORREO con el patrocinio del Gobierno vasco, la Diputación foral de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao, y la colaboración de Elkargi, BStartup de Banco Sabadell, Laboral Kutxa, CaixaBank y la Universidad de Deusto.

Buscador de imprentas

Además de la sistematización de los trabajos, el software ofrece otras ventajas tanto para usuarios como para profesionales. A medida que se popularice, podrá funcionar también como un ‘marketplace’ o buscador de imprentas en el que el usuario podrá seleccionar a qué establecimiento hace el encargo en función de su proximidad geográfica, sus tarifas y el tiempo de espera que necesite para realizar el pedido. Será además un servicio accesible desde los móviles a través de una app, de modo que incluso de viaje podremos revisar cualquier documentación y mandarla a imprimir con la tranquilidad de que cuando lleguemos a nuestro destino la fotocopistería elegida la tendrá lista.

Fotos

Vídeos