El Banco Sabadell traslada su sede social de Barcelona a Alicante

La medida adoptada por el consejo de administración en una reunión extraordinaria ha disparado las acciones en Bolsa de la entidad

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

El consejo de administración del Banco Sabadell ha decidido esta tarde el traslado de su sede social desde Barcelona a Alicante. La entidad, presidida por Josep Oliu, ha dado este paso antes de que el Parlamento de Cataluña apruebe, previsiblemente el lunes, una declaración unilateral de independencia.

El movimiento pretende cortar los riesgos que se pueden cernir sobre el banco por el desafío soberanista. Su cotización en Bolsa se ha desplomado en los últimos días, especialmente tras el referéndum del pasado domingo. El brusco descenso en el precio de sus acciones ha sembrado inquietud ante los responsables del grupo ante la posibilidad de que lleve aparejado una salida masiva de depósitos de clientes, con el peligro de entrar en una espiral similar a la que llevó al Banco Popular a su colapso total. Tras conocerse la inminente decisión del Sabadell, sus títulos se han disparado en Bolsa. Al cierre de la sesión se anotaron una subida del 6,16% tras haber arrancado la jornada con caídas superiores al 3%.

Más información

El cambio de domicilio social garantizará que, si Cataluña se declare independiente –aunque sea mediante un proceso al margen de la ley sin reconocimiento internacional alguno-, el Sabadell siga bajo el paraguas de la supervisión del BCE.

Aunque el Sabadell había analizado ya otras opciones de ubicación para su nueva sede social, como Madrid y Oviedo -adquirió en su día el Banco Herrero-, sus responsables parecen decantarse por Alicante, ya que en esa zona tiene una amplia base de clientes –compró en 2012 la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM)-, así como instalaciones adecuadas para albergar el cuartel general.

La entidad ha asegurado que hasta el momento no se ha producido una fuga de depósitos significativa, sino «tan sólo marginal», de ahí que no haya temor por la solvencia, aunque sí «preocupación por lo que podía suceder de no haber adoptado esta iniciativa».

Por otra parte, fuentes de Caixabank han eludido pronunciarse sobre un eventual traslado de su sede social fuera de Cataluña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos