El Banco de España avanza que la economía creció un 0,9 % entre abril y junio

Banco de España. / EFE

La entidad constata que el consumo privado ha recuperado durante la primavera "un mayor vigor", que se ha sustentado en la continuación del proceso de creación de empleo

EFEMadrid

El Banco de España ha avanzado hoy que la economía española creció un 0,9% en el segundo trimestre, lo que supone una aceleración de la tasa de crecimiento de una décima respecto al 0,8% del primer trimestre.

En su informe trimestral de la economía española, la entidad constata que el consumo privado ha recuperado durante la primavera "un mayor vigor", que se ha sustentado en la continuación del proceso de creación de empleo y en el mantenimiento de unas condiciones financieras favorables.

La inversión sigue mostrando una "notable pujanza", aunque algo inferior a la del trimestre anterior, después de que la inversión en bienes de equipo haya moderado su avance, mientras que la destinada a la construcción se ha acentuado.

Frente a la solidez de la demanda interna (consumo e inversión), la demanda exterior (exportaciones e importaciones) ha registrado una ligera desaceleración, en la que podría haber influido la huelga de los estibadores, si bien la entidad destaca que la contribución del sector exterior a la economía se mantiene en positivo.

De esta forma, del crecimiento del 0,9% del segundo trimestre, 0,8 puntos son aportados por la demanda nacional, mientras la demanda exterior contribuye con 0,1 puntos.

La creación de empleo ha continuado acelerándose en el segundo trimestre, con un aumento del 0,9%, frente al 0,7% del trimestre anterior, un cálculo que se basa en el mayor dinamismo mostrado por las afiliaciones a la Seguridad Social.

Según las estimaciones de la entidad, el consumo de las familias ha avanzado en el segundo trimestre un 0,7% frente al 0,4% del anterior, aunque señala que si se compara el primer semestre en su conjunto con el segundo semestre de 2016 el gasto se ha moderado, ya que el repunte de la inflación ha afectado a los hogares con menos capacidad para asumir el encarecimiento de los precios energéticos.

La actividad empresarial también ha continuado aumentando su ritmo de expansión, apoyada en las actividades de industria y energía y en los servicios de mercado.

La inversión en bienes de equipo ha crecido en el entorno del 1,5%, tras el fuerte incremento del 3% del trimestre anterior, que pudo haber estado asociado a la materialización de decisiones que se habrían pospuesto en el último tramo de 2016.

Respecto al sector exterior, el Banco de España apunta a una moderación de los flujos comerciales de bienes y servicios tras el fuente repunte del primer trimestre, entre otras cosas por el efecto calendario de la Semana Santa, que incide al alza en el comercio de servicios, pero a la baja en el de bienes.

Adicionalmente, podrían haber influido negativamente las jornadas de huelga de los estibadores portuarios, aunque la entidad sostiene que una estimación de estas características "está sometida a márgenes de error elevados".

En relación con los precios, señala que se está produciendo una desaceleración en la línea con la evolución interanual del petróleo.

Fotos

Vídeos