La banca cree que la competencia es «feroz» porque ya no gana tanto

El presidente de la patronal bancaria AEB, José María Roldán.
El presidente de la patronal bancaria AEB, José María Roldán. / EFE

La patronal AEB resta importancia a la concentración y alega que un 85% de la población tiene más de cuatro entidades operando a su alrededor

JOSÉ MARÍA CAMARERO Santander

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, considera que no hay una falta de competencia bancaria en España, a pesar de la reducción en el número de entidades que operan en el mercado. Es más, apunta a que esa competencia es "feroz" y hasta "salvaje", con la que él mismo dice sentirse "cómodo" y satisfecho.

Roldán, que ha realizado estas declaraciones en el curso de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), de la APIE y BBVA, sostiene esta postura argumentando que "los márgenes bancarios son cada vez menores y no mejoran". Es decir, que las entidades no consiguen generar más beneficios de los que obtenían año tras año antes de la crisis. Además, indica que en la medida en que cada vez existen menos beneficios extraordinarios, es otra muestra de que el grado de competitividad en el sector es el adecuado. "La aparición de nuevos operadores va a mantener a raya esos beneficios", ha indicado.

El presidente de la AEB afirma que la competencia bancaria en España es más fuerte que en países como Alemania, Holanda o Estados Unidos y ha anticipado que habrá que estar atentos a los procesos de consolidación entre firmas bancarias europeas, más allá de las nacionales. Roldán ha expuesto estas ideas después de que ayer el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, apuntara que no debían convivir menos de cuatro o cinco grandes grupos para evitar oligopolios en el sector financiero.

Precisamente al hilo de la adquisición de Popular por parte del Santander, José María Roldán ha indicado que esta compra ha sido la mejor de las opciones posibles. Además, se ha mostrado favorable a la publicación de los informes que analizaron la situación del Popular por parte de las autoridades europeas, antes de declarar su inviabilidad y posterior resolución. "Tenemos que dotar de la maxima transparencia a todos los procesos de resolución". Para ello, "es necesario por ello de dotar de una especial transparencia a estas decisiones porque sí solas no se puede crear una idea que puede ser falsa".

Ante las consecuencias que pueden generar las futuras concentraciones que se den en el sector, Roldán ha asumido que "probablemente" el proceso de reducción de oficinas, y por tanto de plantillas, "continuará". Y ello a pesar de que, como ha indicado "se ha hecho un esfuerzo muy importante de reducción de capacidad", que se ha llevado por delante un tercio de las redes y de los trabajadores bancarios.

Fotos

Vídeos