Amazon podría instalar una base logística en Trapagaran

Las instalaciones de ‘La Balco’ agonizan tras los incendios y los robos de los últimos años./P. URRESTI
Las instalaciones de ‘La Balco’ agonizan tras los incendios y los robos de los últimos años. / P. URRESTI

El gigante de las compras por internet tendría “casi cerrado” el acuerdo para ocupar los terrenos de la Babcock

ENEKO PÉREZ

Parece que los terrenos de la Babcock Wilcox en Trapagaran (Bizkaia) podrían cambiar de manos en las próximas semanas. Tras varios años de abandono y de expolios, los administradores concursales de la empresa norteamericana estarían muy cerca de cerrar un acuerdo de venta con Amazon, el líder de las compras ‘on line’ a nivel mundial y que ya cuenta con una decena de centros logísticos en España. Este año inaugurará en Illescas (Toledo) el más grande de todos, con más de 100.000 metros cuadrados.

Según indicó a este periódico una fuente cercana a la compañía, se empezaron a escuchar rumores sobre las conversaciones entre ambas partes «hace un mes». Pero es ahora cuando van tomando forma: «Hace unos días gente muy cercana a la negociación deslizó que el acuerdo estaba muy cerca de hacerse oficial, casi al 99%».

Según esta misma fuente, que cuenta con una amplia experiencia laboral de más de tres décadas dentro de la compañía, los abogados concursales ya tienen todos los papeles listos para dar carpetazo a una historia cuyos últimos capítulos solo estaban protagonizados por deudas, incendios, saqueos y la presencia de delincuentes habituales en este amplio solar que se encuentra a pocos metros del barrio de Elguero. «Espero que este cambio sea positivo para todos, porque a algunos de nosotros aún nos deben sumas importantes de dinero y queremos que nos las paguen», manifestó ayer uno de los exempleados de la factoría, que cerró sus puertas hace un lustro.

Tal y como apuntan fuentes cercanas a la operación, la empresa norteamericana tiene pensado invertir una gran cantidad de dinero para levantar un nuevo centro de distribución que, si nada se tuerce, crearía numerosos puestos de trabajo. Sin embargo, el alcalde del municipio minero, Xabier Cuéllar, no quiso ayer lanzar las campanas al vuelo: «Ni mucho menos hay nada cerrado, es muy prematuro hablar de acuerdos definitivos. Hay otras empresas también interesadas en esos terrenos. Nosotros en lo único que pensamos es en que ojalá esa zona esté pronto repleta de actividad».

Solo problemas

Las puertas de ‘La Balco’ se cerraron en mayo de 2012 y desde entonces este espacio solo ha sido un foco de problemas. Desde que el administrador concursal retirase en 2015 la vigilancia privada de estas instalaciones en desuso, el terreno se había convertido en un lugar peligroso y marginal, además del escenario de numerosos incendios que traían de cabeza a los vecinos y que acabaron con el rico patrimonio de las naves.

La negativa del Gobierno vasco en julio de 2016 para convertir este emblemático espacio en un Bien de Interés Cultural lo dejó aún más desprotegido. Con el fin «de evitar males mayores», el Ayuntamiento de Trapagaran decidió intervenir en esta zona y crear en octubre del pasado año un cortafuegos en la zona limítrofe con la zona de Elguero por si se repetían los incendios. La Babcock, que se declaró insolvente para el pago de cualquier deuda, tiene aún pendiente de abonar al Consistorio minero unos 800.000 euros por el Impuesto de Bienes Inmuebles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos