El acuerdo en Mercedes garantiza que el empleo eventual en la fábrica no superará el 20%

Un operario monta una furgoneta en la línea de producción de la planta de Vitoria.
Un operario monta una furgoneta en la línea de producción de la planta de Vitoria. / Iosu Onandia

La cifra de trabajadores temporales en la planta de Vitoria se reduce a la mitad con la contratación de los 600 indefinidos en este tramo final del año

JUAN CARLOS BERDONCES

«El ambiente que había esta mañana en las líneas de producción era distinto al de otros días. Este acuerdo va a traer una estabilidad en el empleo que nadie nos imaginábamos». Era la opinión que trasladaban al mediodía de este miércoles, tras salir del turno matinal, algunos trabajadores de la planta de Mercedes consultados por EL CORREO. El acuerdo alcanzado el martes entre la dirección de la compañía en Vitoria y los sindicatos UGT, Ekintza, la Plataforma Independiente de Mercedes (PIM) y CC OO -las cuatro centrales que firmaron el convenio en diciembre pasado- permitirá la incorporación en plantilla de 600 contratos indefinidos antes de acabar este ejercicio, con lo que en total serán 1.350 los empleos fijos que se sumarán en apenas un año. Esta cifra supera el compromiso de mil contrataciones y adelanta su llegada de 2020 a 2017.

El dato

5.300
trabajadores podría tener la planta de Mercedes Vitoria al cierre del ejercicio, entre indefinidos y eventuales. Ahora hay más de 3.600 fijos y más de 1.200 temporales (25%); de este último grupo, 600 serán contratos indefinidos antes de acabar el año. Pero además, y por necesidades de producción, la compañía prevé seguir incorporando operarios eventuales, en torno a 300.

Con este acuerdo, se garantiza que al menos durante la vigencia del pacto laboral, precisamente hasta 2020, la contratación de eventuales en la factoría no podrá superar el 20%. Y además el número de indefinidos podrá aumentar en los próximos tres años, tal y como reconocieron en Mercedes, si se consolida la actual tendencia en la demanda de mercado -también hay previstas más de 150 jubilaciones-.

De hecho, y además de estos 600 nuevos puestos fijos -la mitad de los 1.200 eventuales que hay ahora, aproximadamente, en la planta-, la previsión es que en este último trimestre se incorporen otros 300 nuevos operarios temporales. La producción de los vehículos Clase V y Vito sigue en niveles máximos -el año se podría cerrar con 148.000 unidades, en un nuevo récord- y existe la necesidad de activar sábados laborables y mantener el turno de noche. Para ello hace falta ese personal.

Oportunidad para jóvenes

«La garantía de estabilidad y calidad en el empleo que nos va a proporcionar este acuerdo es muy importante», destacaba este miércoles Iñaki Andrés, secretario de la sección sindical de UGT-Mercedes. Y los beneficiarios «vamos a ser, además de los trabajadores de esta empresa, el conjunto del territorio y de su tejido económico, porque se van a generar muchas oportunidades laborales» en proveedores y firmas auxiliares del sector de la automoción.

En este sentido, Gabriel Muñoz, de Ekintza, aseguraba que «vamos a consolidar un buen número de puestos de trabajo» y, «lo que es más importante, la gente joven que está entrando ahora en Mercedes va a tener la puerta bien abierta de cara a pasar a formar parte de la plantilla» fija en un tiempo prudencial «y con buenas condiciones laborales».

Porque con las cifras de producción que se manejan en la principal industria vasca -y la única que fabrica vehículos-, «podemos hablar de que existen buenas expectativas ya que el monovolumen Clase V y la furgoneta Vito están respondiendo en los mercados», añadió Andrés. Así, salvo que caiga la producción por debajo de las 125.000 unidades -o en situaciones coyunturales extraordinarias- «vamos a poder consolidar en el tiempo una plantilla indefinida por encima del 80%».

El éxito del Clase V y la Vito «nos está sirviendo para ganarnos la confianza de la multinacional en Alemania. Tenemos un buen producto y con este acuerdo y el rendimiento de la plantilla hemos dado un paso importante», apuntaba José Luis Bermejo (PIM). Además, «para la fabricación de la furgoneta eléctrica también podrían llegar inversiones». Por su parte, Roberto Pastor, de CC OO, incidía en que el documento «es una gran noticia para el colectivo eventual y para el empleo».

ELA y LAB, en cambio, discreparon del acuerdo en Mercedes entre la dirección y los sindicatos firmantes del convenio. Exigieron transparencia en el proceso de conversión de indefinidos para «atender a criterios como la antigüedad» o la detección de casos de operarios «en fraude» por encadenar contratos, dijeron.

Los protagonistas

«Va a ganar en estabilidad la plantilla de Mercedes y el tejido económico alavés»Iñaki Andrés - UGT

«Para los jóvenes que entran ahora a la fábrica se les abre una oportunidad»Gabriel Muñoz - Ekintza

«Nos estamos ganando la confianza de la multinacional con estos acuerdos»José Luis Bermejo - PIM

«Es una gran noticia para el colectivo eventual y para el empleo»Roberto Pastor - CC OO

Fotos

Vídeos