El Correo

fotogalería

Por primera vez la entidad dispone de dos escuadras en categoría benjamín. / Hugo Madariaga

Los sticks se asientan en Vitoria

  • La sección de hockey patines del Aurrera disfruta de unos de los mejores momentos de su historia, con un centenar de jugadores y una presencia femenina referente

vitoria. «Podemos afirmar que el hockey patines está asentado en Vitoria, aunque es una pena que todavía existe mucha gente que no nos conoce. Estás en la calle y te preguntan si es verdad que hay un equipo en la ciudad. La gran mayoría escucha el nombre de Aurrera y lo identifica con el fútbol, pero en la entidad tenemos más disciplinas», alega César Belandia, coordinador y responsable de la escuela del club. A pesar de este pequeño inconveniente, están firmando una excepcional campaña y atraviesan uno de los momentos álgidos de su historia. «La valoración de la campaña es muy positiva. Hemos dado un gran salto en cuanto a número de jugadores y jugadoras, porque la presencia femenina es uno de nuestros puntos fuerte. Yen cuanto al nivel, también se ha registrado una importante progresión. Vamos hacia arriba y estamos viviendo una buena situación, pero es complicado avalar que estamos ante nuestro mejor momento», admite.

Durante el presente ejercicio, el Olarizu dispone de cinco escuadras escolares más dos federadas, además de una escuela de formación. De los 80 jugadores del curso pasado, han pasado al centenar. «Nos gustaría elevar ese número pero tenemos que luchar contra la problemática de las instalaciones. Hemos alcanzado unas cifras importantes y ya no entramos en un espacio tan reducido. No cabemos y debemos realizar cábalas para cuadrar. Algunos acuden a Olaranbe, otros en Ariznabarra e incluso no ceden un colegio para poder entrenar», matiza Belandia.

En categoría escolar por primera vez han sacado dos conjuntos de benjamines. Cerca de 20 chavales defienden la casaca rojilla entre las dos escuadras. Y curiosamente ambas lideran los dos grupos. «Se trata de una excelente camada. Ahí está nuestro futuro ya que son la base de la ‘copa del pino’ junto a los integrantes de las escuela, que se acercan a la veintena. Precisamente estos son los que más crecen año a año. Estos serán los que tiren hacia adelante», recalca. Además, cuando apostaron por presentar dos equipos benjamines, también valoraron la posibilidad de repetir dicha opción con los alevines, pero por falta de infraestructuras se vieron obligados a desistir. «Estos también están realizando una aceptable campaña y ocupan la cuarta plaza en la clasificación». Y de cara a la próxima temporada aspiran a contar con más conjuntos. «Esperamos continuar con los dos benjamines y seguramente también dispondremos de un par de alevines. Incluso valoraremos la posibilidad de hacer lo mismo en infantiles. Con los cadetes ya es más difícil».

Pero sin duda uno de los puntos más destacables de la entidad se sitúa en la presencia femenina. Son la auténtica referencia entre los clubes de la zona norte y el 60% de las componentes de la selección de Euskadi defienden los colores de la entidad. «Seguimos potenciando el aspecto femenino. En este apartado somos referencia y existen bastantes diferencias respecto al resto de clubes vascos. Les ves jugar y es increíble cómo ha evolucionado. Derrochan un esfuerza espectacular, lo dan todo en la pista», remarca el coordinador de la escuela.

Portería

Ya en categoría federada, el Olarizu compite con dos equipos. Se da la casualidad de que el juvenil están compuesto por más chicas que chico. Concretamente cuatro y tres, respectivamente. «Somos los únicos den la zona norte. En el resto de equipos te pueden encontrar con una y nosotros tenemos cuatro. En cuanto al rendimiento están ahí, en la pelea», apostilla. Los seniors se encuentra en la mitad de la tabla, con buenas sensaciones, debido a que han ganado «cinco partidos» consecutivos». Los responsables del club se muestran con dudas ante la opción de volver a contar con un equipo junior. «El año pasado preferimos sacar el juvenil y de cara a la temporada que viene estamos un poco indecisos si recuperar esa escuadra», explica.

Incluso esta campaña les acompaña la suerte en cuanto a los porteros, uno de los déficit que deben resolver a menudo. «Al tratarse de una posición específica es la más complicada de cubrir. Este año tenemos suerte. En chicas está Zuriñe, que lleva año y medio en el club y está decidida a ser portera. No estamos sobrados, pero tampoco estamos cojos. En ese sentido estamos contentos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate