El Correo

fotogalería

En benjamines se programaron ocho series de 50 m. / Hugo Madariaga

Ilusionante estreno bajo techo

  • La primera jornada de atletismo escolar celebrada en el módulo de Mendizorroza registra una magnífica participación con delegación de los cuatro clubes alaveses

Aunque se habían estrenado a mediados de octubre sobre el tartán al aire libre de Mendizorroza, la segunda jornada de atletismo escolar reunió al futuro de la especialidad en el módulo. Ybien que lo agradecieron, sobre todo después de ver las condiciones meteorológicas que se registraron el pasado sábado. El estreno bajo techo se saldó con una magnífica nota y una participación muy elevada, «de las mejores que se han contabilizado en una cita de estas características», esgrime Alicia Lagartos, una de las federativas responsables de la especialidad en categorías inferiores. Este salto se produjo gracias a la presencia por primera vez después de mucho tiempo de los representantes de Laudio Ikastola, que por diferentes motivos no habían podido desplazarse. Junto a ellos compitieron las delegaciones del resto de clubes de la provincia, Celigüeta Barrutia, La Blanca y Zailu. «Desde la federación estamos muy contentos por la respuesta de los chavales», valora.

El programa incluía una prueba de velocidad y un concurso. Los infantiles se ejercitaron en 60 m y en salto de altura, mientras que los alevines completaron la misma distancia que los mayores, aunque se trasladaron al foso de la longitud. En cambio, los benjamines debían competir en 50 m y en peso. En las siguientes sesiones rotan y así en la próxima se desarrollarán pruebas de vallas así como longitud, mini triple y vortex. «Habitualmente en el módulo estamos supeditados a las distancias de carrera y solo podemos organizar velocidad y concursos. Si hacen liso, todos igual, del mismo modo que si saltan vallas, salvo los mayores, con los que hacemos una excepción. La gran novedad para este curso es que también habrá una prueba lisa para aquellos que no se atrevan a saltar las vallas, ya que cambian las medidas al pasar del medio metro de alevines y benjamines a 0,84 m los chicos y 0,76 las chicas. Está dirigido a aquellos atletas con limitaciones para poder pasarlas y para que no se queden en casa las facilitamos la oportunidad. Así, también puedan ejercitarse», subraya Lagartos.

En infantil masculino se corrieron cinco series de 60 m, donde los atletas del Laudio Ikastola se mostraron arrolladores merced a las victorias de Sabin Luja, Kristian Ortiz, Gorka Oribe y José Daniel Márquez. Daniel San Juan (Celigüeta Barrutia) impidió el pleno del valle de Aiala y, además, marcó el mejor tiempo de la sesión, con 8.35. Completó la tarde con un fenomenal doblete al adjudicarse la altura con un salto de 1,45 m. La inscripción femenina registró mejores dígitos y se desarrolló una serie más respecto a los chicos de su edad. Los triunfos estuvieron más repartidos, tres para Celigüeta Barrutia (Olaia Nuño, Lucía Gómez y June Rezola), dos para La Blanca (Maider Feo y Ane Loyo)y una para Laudio Ikastola (Izaro Frías). La mejor marca llevó doble firma merced a que Maider y Lucía pararon el crono en 8,89. Y en altura, hubo mucha igualdad entre June Rezola y Ane Loyo ya qie hubo que recurrir a los nulos para certificar el nombre de la ganadora. Ambas cerraron el concurso con 1,30 al no poder rebasar el listón en 1,35. Como Rezola superó al segundo intento la última marca y su rival necesitó tres, la victoria fue a parar a las vitrinas de la atleta del Celigüeta Barrutia. «En esta categoría ya asoman las preferencias y se decantan por una prueba u otra. En el caso de los chicos, San Juan confirmó las sensaciones que había dejado en sus años como alevín. En chicas, en cambio, estuvo más igualado», reconoce.

Los txikis de Laudio Ikastola

Con los alevines y benjamines evitan publicar marcas y se han decantado por un sistema de puntuación. Desde 2011 mantienen esta dinámica y ha posibilitado que los atletas puedan realizar más saltos en los concursos. «En el suelo se anotan unos números y en base a donde caigan les otorgan los puntos. En los concursos logramos agilizar la competición con mayor dinamismo al hacer más intentos. Como no podíamos utilizar métodos diferentes decidimos trasladarlo también a las carreras, aunque sea más costoso. Eso sí, cuando vemos que un atleta ha podido batir el récord de Álava se mide. Es lo que sucedió en la primera jornada cuando Arian Yuste (La Blanca) pulverizó la plusmarca alevín en peso al lanzarlo a 9,52 m», matiza.

En alevines se programaron once series de 60 m y la gran mayoría de los vencedores consiguieron nueve puntos, excepto Ander Arregui (La Blanca), quien obtuvo 10, al igual que en longitud, donde se impuso por delante de su compañero Arian Yuste y el componente del Celigüeta Barrutia Aimar Ibáñez. En chicas Andrea Iraola (La Blanca) logró la mejor nota(8) por delante del dúo del Celigüeta Barrutia formado por Lucía García y Leire Uzquiano.

Alos benjamines se les disminuyó la distancia de la velocidad y debieron completar 50 m. Se disputaron ocho series y la más rápida fue Arrate Talledo (Laudio Ikastola) que obtuvo 10 puntos. Los del valle de Aiala dominaron el lanzamiento de peso de la mano de Beñat Muñoz, que se erigió en el mejor concursante al conseguir 12 puntos, y Jon Arbaiza, con 10 puntos, al igual que Ander Seara (Celigüeta Barrutia), la propia Talledo y Eneko Merino, quien defiende los mismos colores que el tercer clasificado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate