El Correo

fotogalería

El buen tiempo propició que se registrara una gran participación en todas las categorías. / Hugo madariaga

Apertura novedosa y veloz

  • El VII Ciclo Cross de Llodio, que por primera vez adquiere la etiqueta internacional, inaugura la Copa de España con cambios en un circuito donde se rodó muy rápido

llodio. Como ha venido sucediendo en el último lustro, el VIICiclo Cross de Llodio estrenó una nueva edición de la Copa de España. Además, este año con un componente añadido que elevaba el nivel, ya que por primera vez adquirió el cartel de carácter internacional. Solo la coincidencia con una prueba de la Copa de Europa les privó de contar con especialistas de primera fila, sobre todo en la carrera élite. «Era evidente que podía restar presencia extranjera. Teníamos apalabrado un corredor muy bueno, pero por la coincidencia no pudo venir. A pesar de todo estamos muy contentos por la participación -tuvimos a ocho belgas, franceses y checos- y por la respuesta del público. El buen tiempo resultó clave», indica José Ángel Arza, responsable de la organización. Y en la mayoría de las pruebas se cumplieron los pronósticos, ya que los principales favoritos cruzaron la meta en primer lugar. Quizás la única que se puede considerar como sorpresa se registró en junior, con el triunfo de Xabier Murias.

Una vez más la SCLlodiana se decantó por las campas de Ellakuri para albergar la prueba. En esta ocasión el circuito tenía una cuerda de 4.500 m, con varios cambios respecto a otros años. «Siempre modificamos un poco, aunque se desarrolla en el mismo sitio. Ahora hemos conseguido cerrar la carretera que conduce a Okendo. La antigua bajada ha sido la subida e incluimos una rampa nueva. También mejoramos los alrededores de los boxes. Además, hemos alargado la zona del bosque, la mas bonita y espectacular, aunque se ha reducido algo la zona de prado», subraya Arza. Las condiciones meteorológicas propiciaron que el circuito estuviera muy seco y los ciclistas volaron, con unas medias muy altas.

En categoría cadete la lectura de las apuestas apuntaba a Gonzalo Inguanzo como máximo aspirante. El cántabro defendía el título de la Copa y desde el banderazo de salida demostró su condición al ocupar puestos de privilegios. A mitad de recorrido, debían completar cuatro giros al circuito, el corredor del MMRPowerade se marchó en solitario para alcanzar la línea de llegada con 14 segundos de ventaja sobre Carlos Canal. Y en tercer lugar se clasificó el alavés Javier Ibáñez (Luyando Ganzedo), quien ofreció un gran rendimiento en un entorno conocido para él, ya que es natural de la zona. También cabe destacar las actuaciones de Iñaki Guaresti (Luyando Ganzedo), octavo, y de Ibai Ruiz de Arcaute (El Proex Iturribero), noveno. En chicas todo estaba más abierto por la ausencia de Luisa Ibarrola. María Pajarón fue la más fuerte y se impuso en la prueba inaugural, con Noela Saa y Amaia Lartitegi como escoltas en el podio. Los honores de mejor alavesa recayeron en Amaia Murguialday (Bizikleta.com).

A continuación les correspondió salir a los junior. Ahí Iván Feijoó (Academia Postal) pretendía aprovechar la ausencia de su mayor oponente, Jofre Cullell, para iniciar la defensa del entorchado. Pero desde el primer momento Xabier Murias presentó su candidatura a la victoria. Ambos compartieron la cabeza de la prueba durante muchos minutos, pero en el tramo final el vizcaíno del Balmabizi se marchó en solitario para aventajarle en 35 segundos. Jon Polledo (Vicinay Cadenas) ocupó la tercera plaza, a 48 segundos. El mejor alavés fue Joseba Otaola, aunque esta campaña corre con licencia navarra, en decimosegundo lugar, con Ibon Ruiz (Toyota Armentia), vigésimo, y Aner Moreno (Garaje Yas Medialan), vigesimosegundo. «En esta categoría también mostró buenas maneras el francés Anthony Courriere, que hizo quinto», valora Arza.

Ruiz de Larrinaga, sexto

Las chicas junior, elite y sub’23 partieron juntas. El guion se cumplió a rajatabla desde las primeras pedaladas. Nadie pudo oponer resistencia a Aída Nuño. Ni siquiera la francesa Gaelle Carreau, que llegó a casi a medio minuto. Completó el podio Eider Merino (Lointek Team).

La jornada se cerró con la categoría élite. Después de una salida fulgurante, Felipe Orts arrancó con fuerza y circuló con unos metros de ventaja, pero un pinchazo más una caída le relegaron a las posiciones traseras. Ismael Esteban decidió aumentar el ritmo y se montó un grupo en cabeza de cuatro unidades, con el propio Esteban, Kevin Suárez, Aitor Hernández y el belga Vincent Baestaens. Javier Ruiz de Larrinaga se descolgó junto a Kobe Goosens, Yorben van Tichelt y Bart Hofman. Los ataques y parones fueron mermando fuerzas y de la cabeza se fueron cayendo Baestaens. Hernández y Suárez para quedarse en solitario Esteban, quien se impuso con 21 segundos de ventaja. Por su partre, el ciclista de Amezaga entró en sexta posición, mermado por la falta de barro y el calor.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate