El Correo
El pelotari del Txukun Lakua se siente muy a gusto en la ‘jaula’.
El pelotari del Txukun Lakua se siente muy a gusto en la ‘jaula’. / Hugo Madariaga

«Prefiero terminar el tanto con un buen gancho a pegar un gran pelotazo atrás»

  • Campeón del 4 y medio juvenil de Álava

En los últimos meses había jugado ya tres finales contra el mismo pelotari. Tanto en el torneo social de su club como en el Campeonato Provincial en trinkete, donde se inscribió a pesar de no adaptarse a sus características por ser zurdo, y en pared izquierda cayó derrotado. Cuando se le presentó una nueva oportunidad para terminar con esa racha negativa acudió al frontón con más ganas que nunca con el objetivo de tomarse esa pequeña ‘vendetta’. David Uribe, por fin, pudo desquitarse en el Campeonato de Álava juvenil del 4 y medio, una modalidad que le encanta, y conseguir su primera txapela. «Como había perdido ya tres duelos, esta vez tenía mucha ilusión por vengarme. Al ser una especialidad que me gusta mucho, estaba más convencido de poder ganar», advierte el pelotari de Txukun Lakua.

Antes de llegar a la lucha por el máximo entorchado, Uribe disputó cuatro partidos. Tras imponerse por 22-15 a Ayesta en semifinales, en la final le esperada otra vez un viejo conocido, su amigo y compañero de entrenamientos Julen Altube. «Mi objetivo era evitar lo que sucedió en el Provincial, ya que arrancó muy bien y me sacó mucha ventaja. Tiene mucha fuerza y con el saque hace mucho daño», recuerda. Los malos presagios florecieron y parecía que una vez más podía quedarse sin el ansiado premio, ya que se volvió a abrir brecha en el marcador de inicio. Pero esta vez no se vino abajo. «Altube se puso por delante (12-8) gracias a su buen hacer rematador. En el mano a mano se dan muchas rachas en los partidos y sabía que en cuanto cogiera el saque podía recuperar esa desventaja. A mitad del duelo me empezaron a entrar los remates y comencé la remontada con una tacada de diez tantos. El aspecto mental adquirió mayor relevancia. Se acusa mucho al ver que te han hecho 10 tantos seguidos y el rival se acerca al cartón 22», indica. La voltereta se hizo realidad y Uribe estrenó su palmarés de txapelas al vencer por 22-17. «Resultó una final muy reñida y disputada. Creo que los dos hicimos un buen partido».

Uribe ya se ha puesto los tacos para disputar la 74 edición del Campeonato Provincial El Corte Inglés. Y, además, con novedades ya que ha dado un importante salto cualitativo. Todavía en edad juvenil disputará el torneo de parejas senior de Primera. «Estoy muy ilusionado. Me han dicho que disfrute, que vaya sin nervios. Es un año para aprender. Yencima juego con Pérez, muy elegante tanto como persona como compañero. Me está animando todo el rato. Es un zaguero dominador y me deja muchas ocasiones para rematar, que el que más me gusta y lo llevo dentro. Estoy muy contento», admite. Pero no aparcará la lucha individual en su categoría, torneo que arrancó contra Velasco. «No quiero ponerme listones altos, solo jugar buenos partidos y llegar lo más lejos posible. Si gano la txapela, mejor aún». Algo que ya ha sucedido en el San Miguel Txapelketa en Oñate donde cantó victoria junto a Usandizaga.

También se está ejercitando en el torneo de Gartzaron (Navarra) con el zaguero de Amurrio Ayesta. Después de imponerse en la primera eliminatoria, repitieron en la segunda al ganar por 22-13 a la pareja de Hernani formada por Pagola y Arizmendi. Ya esperan rivales para la tercera ronda.

Apuesta por Larrañaga

El punto de partida a esta trayectoria se encuentra en la afición a la pelota de su padre. Fue quien le inculcó y le transmitió esa pasión. La influencia familiar resultó clave. «Como le gustaba mucho, me animaba a que viera partidos. Poco a poco comenzó a gustarme y ahora estoy enganchado completamente. Como soy de Ezkerekotxa, un pueblo pequeño cercano a Salvatierra, con siete años me apunté en el club de esa localidad. Hacía pareja con David Ruiz de Azua, que sigue jugando en su localidad y es uno de mis mejores amigos», subraya. En los albores se encargaba de guardar las espaldas a los delanteros. «Como soy zurdo y llevaba a bueno mucha pelota me pusieron de zaguero», añade. Los estudios propiciaron importantes cambios en su carrera por los frontones. «Al irme a estudiar a Vitoria me vi obligado a dejar el club de Salvatierra y pasé a formar parte del Txukun Lakua, donde sigo. Un día mi entrenador, Gorka, me comentó la opción de pasar a jugar adelante. Probé y ya he jugado siempre en los cuadros alegres», recalca Uribe, quien se tiene como ídolo a Juan Martínez de Irujo. «Esperamos que regresa pronto. Me parezco mucho a él porque soy muy explosivo. No puedo estar quieto y me tengo que mover por todos los sitios».

La pelota ocupa un lugar muy importante en su vida. Le llena e incluso le sirve para aparcar los libros y despejar la mente. «Según salgo de casa estoy pensando en ir a entrenar. Me ayuda a desconectar de los estudios», indica al tiempo que reconoce que ya no le impone saltar a la cancha vestido de blanco. «Es algo ya asumido. Sí es verdad que en duelos importantes llegas con algo que se te revuelve por el estómago, pero en cuanto pegas un pelotazo, se olvida todo». Ycomo buen delantero se queda más a gusto cuando termina el tanto con «un buen gancho» antes que por pegar un buen pelotazo atrás.

Aunque le que todavía mucho camino por recorrer, el juvenil del Txukun Lakua sueña con poder dar el salto al campo profesional. Ardua tarea le queda, con el maleficio de los muchos años sin presencia alavesa en la élite de la pelota. «Todavía es muy pronto para hablar de eso. No es algo fácil, sobre todo por el nivel que hay. A mí me gusta mucho Larrañaga. Ojalá pueda romper ese mal fario y pueda debutar como profesional para luego nosotros poderle dar el relevo», sentencia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate