El Correo

fotogalería

El Beti Aurrera se impuso en su categoría. / Hugo Madariaga

Ensayo general con novedades

  • Por primera vez, el Torneo Ciudad de Vitoria combina ejercicios individuales y de conjuntos en una cita que sirve como examen parcial de cara a futuras competiciones

El entorno de la gimnasia rítmica marca en rojo el Torneo Ciudad de Vitoria, ya que sirve de test referente de cara a citas de mayor repercusión. Se trata del momento adecuado para paliar o corregir cualquier error en las rutinas que realizarán más adelante. La hora de extraer conclusiones que luego se analizarán en el tapiz de cada entidad. De esta forma enfocan la competición que ha cumplido la vigesimoséptima edición, que en la última ha presentado una gran novedad. Por primera vez se programó competición individual. «En federadas, las campañas estaban muy diferenciadas. De octubre a diciembre tocaba por equipos, mientras que de enero a junio correspondía ejercitarse de forma individual. Desde la Federación Española de Gimnasia se ha decidido probar y parece que ha tenido gran aceptación. Es una buena oportunidad para las niñas que no participan en conjuntos y así pueden hacer una temporada individual más larga, como sucede en el caso del Aresketa de Amurrio», explica María José García, secretaria técnica de la Federación Alavesa de Gimnasia.

A pesar de que algún club causó baja por otros compromisos, la participación se mantuvo respecto a anteriores ediciones, al compartir tapiz gimnastas y escuadras, y superó el centenar de competidoras. Además de las cuatro anfitrionas -Beti Aurrera, Oskitxo, Aresketa y Rítmica Vitoria, enviaron representación el Armonía de León, el Artix de Zaragoza, los navarros de Lagunak y Larraona, el Ellis San Antonio de La Rioja y los vizcaínos del Santutxu, Sakoneta y Xixili. En modalidad individual se convocó a benjamines, infantiles y juveniles base, mientras que en conjuntos a infantiles y primera categoría. Las mejores noticias en forma de resultados llevaron la rúbrica de las escuadras del Beti Aurrera, que se impusieron en las dos categorías programadas, y del dúo del Aresketa de Amurrio, con la plata de Nerea Monasterio y el bronce de Irene Esparza en juveniles base. «Se notó que está muy cercana ya la Copa de España, que se celebrará en Valladolid del 8 al 13 de noviembre, para la que ya disponen de billete las integrantes del Oskitxo Paula Abad y Nahia Layana n juveniles base, que también realizaron una magnífica actuación, aunque se quedaron fuera del podio, además de los dos equipos del Beti Aurrera. Todas están a tope con la preparación por eso pudimos disfrutar de un buen torneo. Mostraron que atraviesan un buen estado de forma. Las rutinas las tienen bien atadas y trabajadas, con buena coordinación y poco a poco van haciendo correcciones día a día. Los conjuntos estaban obligados a firmar dos pases, las infantiles con mazas y las de primera categoría con aros y mazas. Las benjamines trabajaron con la cuerda, las infantiles, con el aro, y las juveniles con la cinta», apunta García.

El resto de equipos aprovecharon el torneo para ponerse en situación de competición y confirmar sensaciones ante citas de mayor importancia, como el Campeonato de Euskadi, que se celebró en Leioa. En juego, además de los entorchados, estaban las plazas para poder ejercitarse en el Campeonato de España, a disputarse en diciembre en Murcia. «Solo tenía garantizada su presencia el Beti Aurrera de Primera Categoría. Se trata del nivel máximo dentro del ámbito nacional. Son conjuntos que alguna vez a lo largo de los últimos años han hecho podio en los campeonatos junior y senior. En Álava nunca se había dado ese caso, salvo en individuales, que sí habíamos tenido. Junto al Sakoneta son las dos únicas formaciones vascas con esa distinción, por eso sus coreografías son espectaculares», indica la secretaria técnica.

Gala internacional

En esta ocasión, solo se registró un título para la delegación alavesa merced a la gran labor realizada por las infantiles del Beti Aurrera. Izaro Orbe, Lucía Blanco, Maialen González, Salma Solaun, Teresa Gorospe y Uxue Delgado ratificaron su condición de favoritas y se proclamaron campeonas de Euskadi. Además del de primera categoría que estaba clasificado de manera automática, solo había problemas en junior, ya que era la única categoría donde había más equipos que plazas en juego. «Había seis conjuntos en busca de las cinco plazas. Solo uno se quedaba fuera», explica García. Al final, las junior del Oskitxo materializaron su objetivo al ocupar la quinta posición, última que otorgaba billete para viajar a la capital pimentonera. En seniors, el Rítmica Vitoria se subió al segundo escalón del podio y también se desplazará hasta Murcia, premio que ya tenía en su poder.

Y para despedir el año, la Federación Alavesa de Gimnasia organiza la tradicional gala internacional, que se desarrollará el 17 de diciembre en el polideportivo de Mendizorroza. «Una vez más, se plantea como una forma de exponer lo mejor de la especialidad alavesa y nacional, y hasta donde nos deje el presupuesto, internacional. Es una buena ocasión para disfrutar ya que las gimnastas están más relajadas y no se juegan el pase a ningún torneo», recalca.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate