El Correo

fotogalería

Varias atletas se presentaron con indumentarias sorprendentes. / Iñaki De La Cruz

Solidaridad y Carnaval a la carrera

  • Alrededor de un millar de atletas, algunos disfrazados, corren laXVII Herri Krosa de Arrigorriaga, que se vuelca un año más con el campamento de refugiados de Tinduf

arrigorriaga. La Herri Krosa de Arrigorriaga, en puertas de cumplir su ‘mayoría de edad’, se ha asentado en el calendario de pruebas populares de la comarca. Un año más mostraron su lado más solidario, pero esta vez se combinó con el apartado festivo, al coincidir con los carnavales. Alrededor de un millar de atletas, algunos disfrazados, tomaron parte en las diferentes carreras que se programaron. Y lo más importante en un evento de estas características, el tiempo les acompañó. «Sabemos que en estas fechas lo normal es que haga frío o llueva, como había sucedido en las últimas ediciones. Pero, por fin, las condiciones meteorológicas se aliaron y salió una mañana muy buena para correr», señala Juan Carlos Muñoz, componente del club organizador, el Urbiko Triatloi Taldea.

Como todos los años, la inscripción era gratuita pero debían cumplir con una condición:a la hora de recoger el dorsal, se les pedía que demostraran su solidaridad mediante la donación de alimentos no perecederos, como latas de conserva, legumbres o azúcar, y productos de higiene femenina, como compresas. «Nos hemos adherido a la campaña de solidaridad con el pueblo saharaui y nos hemos volcado con los campamentos de refugiados de Tinduf, que han sufrido graves inundaciones», matiza Muñoz. Los atletas respondieron a la llamada de la entidad organizadora y se han superado las cifras del año pasado. «Si en 2016 enviamos dos palets, con más de una tonelada de productos, ahora mandaremos tres, aunque todavía no se conoce con exactitud del peso», remarca.

Yal coincidir con los carnavales también trataron de potenciar el aspecto festivo y emplazaron a los atletas a acudir disfrazados. «No es agradable ni la mejor vestimenta para correr, sobre todo en la distancia larga», reconoce. A pesar de estos inconnvenientes algunos se presentaron ataviados con originales indumentarias y en la línea de salida se vieron a los Picapiedra, un montón de pelucas, abejas, ‘heavys’, a Minnie Mouse, payasos... Además, el más original recibirá su recompensa. «Tras repasar las fotos elegiremos al que más nos guste y se le premiará con una comida o cena para dos personas en el restaurante Poli de Arrigorriaga», subraya.

Para las categorías inferiores se habilitó un circuito en el polideportivo. «Es muy cómodo porque se les puede ver a los chavales por varios sitios y concluyen en la misma zona de meta para que también se sientan protagonistas», señala. El trazado contaba con una cuerda de 500 m, y la distancia variaba en función de las edades. «Los más txikis dieron media vuelta, los benjamines, una, los alevines, dos, y los infantiles, tres». A los más pequeños les correspondió el honor de estrenar el recorrido. En la línea de salida se dieron cita nacidos entre 2011 y 2014. Como carga de trabajo debían completar 250 m. «Las mayores ovaciones de las jornadas se las llevaron ellos. Fueron momentos muy divertidos». Después les tomaron el relevo los nacidos en 2009 y 2010, quienes doblaron tarea. Las tres mejores chicas fueron Julene Celaya, Mirari Andrés y June González, mientras que en chicos los anfitriones coparon las plazas de honor de la mano de Iraitz González, Jon Aznar y Oier Pérez. La categoría alevín (2007 y 2008), que debía completar dos giros al trazado, reunió al mayor número de participantes. «Es una edad que ya se les ve cualidades», resalta. Laida Uriondo necesitó poco más de cuatro minutos para cubrir la distancia y entró en primer lugar, seguida de la local Olatz Gallastegi y de la atleta de Basauri María Quijano. En chicos, Pau Cuerdo exhibió una gran superioridad, a pesar de los intentos de los locales Mikel Eguzkiza y Aimar Jorge, quienes debieron conformarse con escoltarle en el podio. Por último, los infantiles tenían como carga de trabajo 1.500 m. Las chicas más rápidas fueron Julene Arriaga, Irina Calleja y Olatz Camino. Y en la última prueba, Pedro Goitia paró el crono en 5.28, con Beñat Agirre, a diez segundos, e Isidro Ruiz, a doce. Y a la conclusión a todos los participantes les entregaron un pequeño obsequio.

Sorpresa

A los adultos se los concedió la posibilidad de elegir distancia, una larga de 11,5 con paso por las canteras hasta coronar Elexalde y bajar al punto de partida, y otra corta, de 4,8 por el entorno del parque Lehendakari Agirre y sin apenas dificultades. En ésta Yulia Fernández e Igor García cruzaron la meta en primera posición, mientras que en la larga Pablo Mas, que hace un año hizo tercero, rompió los pronósticos y se adjudicó la victoria por delante de Unai Sáenz de la Fuente. Yen categoría femenina, Mari Carmen Gartzia, una habitual de la cita, «ha corrido casi siempre excepto el año pasado», se subió a lo más alto del podio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate