El Correo
La joven ciclista aparacará el ciclocross para centrarse en la carretera.
La joven ciclista aparacará el ciclocross para centrarse en la carretera. / Manu Cecilio

«No me lo podía creer cuando acabé segunda en el Campeonato de España»

  • Subcampeona de España cadete de ciclo cross

A pesar de que siempre ha sido una gran aficionada a andar en bicicleta, tuvo dudas a la hora de empezar a competir. No era lo que más la llamaba la atención. «Siempre me había gustado estar con la bici. No podía estar quieta», admite. A ella, Anne de Pablo, le costó dar el paso de entrar en el mundo de las carreras pero una vez que lo saboreó no ha salido de él. «Era un poco reacia a correr, pero probé un día en Iurreta. Me vi entre los primeros y fue una motivación», reconoce. A principios de año logró el subcampeonato de España de ciclocross en categoría cadete. Fue en Valencia y, aunque admite que «fue una sorpresa», le queda la sensación amarga de ver cómo el oro se escapaba por escasos once segundos. Un subcampeonato histórico, pero que le ha dado motivación de cara a la próxima temporada de ciclocross.

La historia de Anne y el mundo del ciclismo se remonta a hace varios años. Cuando tenía solo ocho comenzó a dar sus primeras pedaladas. Fue su aita, Ángel, quien le animó a apuntarse a un equipo, y se inscribió en el club local Mendiz Mendi. Allí probó con la mountain bike, dio el salto a la carretera y comienza a consolidarse en el ciclocross. Una disciplina que admite que «está empezando a ser mi favorita». Guarda un gran recuerdo de Valencia, como es lógico. «Mi idea era ir a hacerlo lo mejor que pudiese, pero cada vuelta que pasaba me encontraba mejor e iba a más. Cuando acabé no me lo podía creer», recuerda emocionada.

Su final decampaña ha sido espectacular. Además del subcampeonato de España, logró imponerse en el campeonato de Euskadi que se disputó en Berriz. Una prueba que no olvida. «Iba con la idea de luchar por el podio, pero no me veía en lo más alto», asegura. Sin embargo, la carrera se le puso pronto a favor y no desaprovechó la oportunidad. «Mis rivales tuvieron un enganchón en la primera vuelta. Me fui sola y así hasta la meta», rememora.

El balance del curso no podía ser más positivo. Campeona de Euskadi, subcampeona de España, cuarta en el campeonato de Bizkaia, en el ranking de la federación vasca y en el nacional, además del sexto puesto en la clasificación general de la Copa España. Unos resultados brillantes de los que Anne es consciente. «Para ser cadete de primer año y ser mi primera temporada de ciclocross ha estado muy bien», comenta. Sin embargo, es ambiciosa y, aunque su mente está puesta en el próximo ejercicio de carretera, una parte piensa en el próximo curso de ciclocross. «Me lo he tomado muy en serio y a ver si va igual de bien el año que viene».

Tras un breve descanso ya comienza a preparar su primera campaña en ruta como cadete. Atrás quedan sus años en escuelas. Ahora las carreras dan un paso más, dejan de ser en circuitos para salir al asfalto como hacen los mayores. «Tendré que aprender a rodar en pelotón. Ahora iremos por carretera abierta, con puertos y habrá que estar con mil ojos. Pero con muchas ganas de probar», admite Anne. Su objetivo es simple. Disfrutar. Vivir esta nueva experiencia que le depara el ciclismo.

Sin embargo, aunque está deseando que llegue la temporada de carretera va a echar de menos el ciclocross. Y es que es una disciplina que a quien la prueba le atrapa. «Es como una familia. El ambiente es distinto, me gusta mucho», admite.

El ciclocross su modalidad

El ciclismo es uno de los deportes que necesita más tiempo de entrenamiento. Quizás no en las categorías infantiles, pero a medida que se va creciendo los tiempos de preparación son mayores. La organización es muy necesaria como asegura Anne. «Suelo llegar del colegio y cojo la bicicleta para ir a entrenar hasta que se me hace de noches», comenta. En esta época del año se hace complicado, dado lo pronto que anochece lo que complica la preparación. «Cuando se alarguen los días será más fácil entrenar».

Desde que comenzó a competir ha probado casi todas las modalidades. En un club como el Mendiz Mendi, la mountain bike es su vida. «Es un equipo en el que se practican muchas modalidades pero la principal es la bicicleta de montaña», señala Anne, que reconoce que «corrí alguna carrera de mountain bike, pero el ciclocross es lo que más me divierte», concluye.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate