El Correo

fotogalería

La organización diseñó un circuito grande de 800 m de cuerda y uno pequeño, de 500 m. / Manu Cecilio

Un estreno con nota alta

  • Como ha venido sucediendo en los últimos años, el Cross de Triano inaugura la campaña escolar de campo a través con un importante aumento de participantes

Ya se ha convertido en una tradición. Mismo circuito, misma localización. Como ha sucedido en los últimos años, el Cross de Triano lanzó el txupinazo a la temporada escolar de campo a través. Esta vez las condiciones meteorológicas ayudaron a que se registrara un importante aumento en las participación. Atrás quedaron el frío y la lluvia de la última edición, aunque el pasado domingo la fuerza del viento causó alguna molestia, sobre todo en las infraestructuras, ya que derribó algunas vallas colocadas a lo largo del recorrido. «Al estar en una zona de altura y con una campa abierta, las sensaciones térmicas eran bajas y había que abrigarse», admite Roberto Gómez, presidente del CASendoa, club organizador de la cita.

En la prueba inaugural se contabilizaron a más de 1.200 atletas entre las tres categorías que conforman el programa escolar más los prebenjamines. Los más numerosos fueron los benjamines y alevines, pero el dato que más satisfacciones les propiciaron fue el de la gran presencia femenina. «Fue muy parecida a la masculina y eso es muy importante», matiza. El futuro del atletismo se estrenó sobre un recorrido completamente llano y de hierba, con escasas zonas de barro y muy fácil para recorrerlo. Un terreno ideal para la práctica de esta especialidad. «Metimos algunas eses para hacerlo más entretenido», advierte. El recorrido apenas registró cambios y volvieron a diseñar un trazado con una vuelta grande de 800 m y una pequeña, de 500 m.

A los prebenjamines les correspondió el honor de estrenar el curso. Debían cubrir una distancia de 400 m. Y para no peder las viejas costumbres, salieron de forma muy explosiva. Pasan los años y los hábitos permanecen, ya que no hay forma de controlarlos. Tanto las chicas como los chicos benjamines debían completar 900 m, un poco más de un giro al circuito. Entre las chicas Uxue Castro (Galdakao) ratificó las grandes maneras que apuntó en su debut en la categoría el pasado ejerciciso y cruzó la meta en primer lugar. A cinco segundo se clasificó Irati Fuertes (Anaitasuna) y tercera fue Arene Pujana (Bidezabal). En la prueba masculina sucedió algo similar y el principal favorito confirmó su condición. Si en 2015 Oier Unamuno (Allende Salazar) se tuvo que conformar con la segunda plaza, esta vez consiguió resarcirse para subir a lo más alto del podio. Allí le escoltaron Ethan Petrañas (Santa María) y Joan Madariaga (Mungia).

A continuación se presentanton en la línea de salida los alevines y les tocaba recorrer 1.400 m, un giro grande y otro pequeño. En féminas, las miradas se fijaban en Mencía Maruri (Muñatones), ganadora en la pasada edición. La joven atleta refrendó sus opciones a la victoria y apenas tuvo oposición al presentarse en la línea de llegada con siete segundos de ventaja sobre Julene Arriaga (Kili Kolo) y once sobre Udane Calle (Erandio). La mayor emoción de la jornada se vivió entre los chicos de esta categoría. Ander Fernández (Urdaneta) e Imanol Elexpe (Durango) mantuvieron un espectacular mano a mano que se resolvió en los últimos metros a favor del colegial.

Las carreras escolares se cerraron con los infantiles y cadetes. Ellas corrieron sobre 1.700 m, mientras que la carga de trabajo de ellos ascendía a los 2.200 m. La infantil de primer año del Santurtzi Haizea Rueda demostró un gran porvenir al imponerse ante rivales de mayor edad. En meta sacó tres segundos a Emilia Antezana (Muñatones) y a Lukene Elorriaga (Urdaneta). En chicos tampco se registaron sorpresas. Miguel Abaitua (Erandio) revalidó su triunfo con comodidad ya que aventajó en trece segundos a su predecesor, Kepa Uriarte (Larramendi Ikastola), y en 17 al tercer clasificado, Jonan Bilbao (Markina Xemein). «En líneas generales estuvieron muy competidas debido a que en esta edades no se producen muchas diferencias. Resulta evidente que algunos ya destacan, pero siempre hay pelea», apostilla Gómez.

Cross popular

A todos los participantes les entregan una bolsa de avituallamiento que incluía un botellín de agua, un refesco, un paquete de bollería, fruta y gusanitos, además de invitaciones para entrar al Museo Minero. «Como es una llamada a toda la provincia, intentamos promocionar la zona y divulgar sus encantos», indica.

La principal novedad de este año fue la ogranización de un carrera popular para «recuperar» el espíritu del cross en el territorio y recordar los viejos tiempos. «Potenciamos una prueba en hierba, algo diferente para aparcar el asfalto, algo ya más habitual». El honor de inaugurar el palmarés recayó en Mikel Goitia (Gernika) quien aventajó en dos segundos a Jorge Hernando (Muñatones), con el local Fernando Martín (CA Sendoa), en tercera posición. En categoría femenina se impuso Andrea Mediero (Santurtzi). Inma Ruiz (Munarri) y Paula Ruiz (Tximista) completaron las plazas de honor.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate