El Correo

fotogalería

La chica de La Salle intenta taponar a su contrincante. / Manu Cecilio

Últimos retoques en la preparacion

  • El Torneo de Baloncesto del Colegio Ayalde pone fin al tabajo de pretemporada

Atrás ha quedado el duro trabajo de la pretemporada. Desde el comienzo del curso se han estado preparando para llegar en las mejores condiciones ante el inminente arranque de la liga. Los cuerpos técnicos de los diferentes equipos han ido corrigiendo y moldeando a sus pupilos y pupilas de cara al esperado salto inicial. Y como viene sucediendo desde hace cerca de dos décadas el Torneo de Baloncesto del Colegio Ayalde les sirve de referencia para conocer el estado de forma al ponerse en situación de competición. «El objetivo principal es disfrutar de una jornada de convivencia practicando deporte, en la que cada equipo fortalece los lazos de unión internos antes de comenzar los partidos oficiales. Se establece contacto con otros clubes de Bizkaia con los que se va a competir en los meses siguientes, además de mejorar las capacidades físicas y habilidades técnicas de las jugadoras, por eso lo consideramos el ‘pistoletazo de salida’ de cada temporada», avanza Itxaso Martínez, profesora de Educación Física del centro.

Alrededor de unas 250 jugadoras encuadras en 27 escuadras tomaron parte en la decimoctava edición, que estaba dirigido a cuatro categorías, benjamín (nacidas en 2007 y 2008); alevín (2005 y 2006); infantil (2003 y 2004) y junior (1999, 2000 y 2001). Junto a las anfitrionas saltaron a la cancha jugadoras del Getxo, Escolapios, La Salle, Fátima y Calasancio. «La participación fue muy similar respecto a otros años. Es muy beneficioso, sobre todo para las más pequeñas. Al disputar varios duelos les ayuda a medir las cualidades técnicas y física, además de familiarizarse con la dinámica de los partidos. También sirve para que aprendan a convivir con las victorias y las derrotas, así como con la rutina del saludo y la deportividad. No pasa nada si pierdes o ganas. Poder experimentar esas situaciones les viene fenomenal», subraya.

Después de la presentación de cada contendiente se procedió a abrir la competición. Un año más se apostó por el sistema de liguilla de todos contra todos en choques de 20 minutos de duración, divididos en dos tiempos de 10 minutos. Al estar separados en dos grupos, las primeras conseguían el billete para jugar la final, mientas que las segundas optaban al partido por el tercer y cuarto puesto. En benjamines se impuso La Salle 07 A, tras derrotar al Getxo 07, mientras que La Salle B cerró las plazas de honor. En alevines las mismas escuadras coparon el podio y la victoria también tomó dirección hacia el centro de Deusto -La Salle B- al doblegar al conjunto getxotarra, mientras que terceras quedaron las compañeras de las campeonas que integraban el equipo A. En infantiles, Escolapios se impuso a La Salle, con el Getxo, a continuación. Yen junior, el entorchado fue a parar a las vitrinas del Getxo, que ganaron a las anfitrionas, con la escuadra de La Salle en tercera posición. «Los encuentros estuvieron muy disputados. Incluso en algunos casos pensaban que estaba jugando las semifinales. Cuando les dijimos que era la final, no sabían el resultado y se llevaron una gran sorpresa al enterarse de que habían ganado», recuerda. Además, los árbitros y los responsables de mesa juzgan la actitud deportiva de los equipos. «Estos reconocimientos tiene tanto valor o más que las victorias. Así, recibieron esta distinción las benjamines y alevines del Escolapios. Fue ejemplar el comportamiento del todo el entorno de estas dos escuadras, jugadoras, cuerpo técnico y familias».

Proyecto solidario

Una vez concluida la primera fase, las participantes se juntaron para reponer fuerzas en los patios. Y en la previa a la lucha por los títulos y las finales de consolación se aprovechó para programar dos concursos, en los que cada escuadra presentaba a una pareja. Primero se disputó el de triple, donde se habilitaron cinco zonas de lanzamiento. En benjamines se impusieron dos tocayas del Calasancio (Paula y Paula);mientras que en alevines, infantiles y junior la victoria fue para las representantes del Getxo Inés y Sara, Haizea y Lucía, y Jone y Oihana, respectivamente. «Las más pequeñas demostraron buena muñeca y anotaron más canastas que las mayores. Tuvieron mucho mérito», recalca.

A continuación se celebró un concurso de habilidad denominado 2 ball. «Durante el tiempo que suene la música, las jugadoras lanzan desde diferentes círculos, cada uno con una puntuación determinada. Se pasan entre ellas y deben realizar también una entrada a canasta», explica. Las más atinadas fueron las benjaminas Nerea y Naia, de La Salle; la alevines Nuria y Ainhoa, de Escolapios; las infantiles Lucía y Sara, de La Salle B, y las juniors Maddi y June, del Getxo.

Como fin de fiesta se desarrolló la entrega de premios y varios sorteos de productos proporcionados por los patrocinadores. Destacaban una bicicleta, equipaciones del Dominion Bilbao Basket y entradas para presenciar duelos en el Bilbao Arena, y unas pulseras de ELCORREO. Durante toda la jornada se vendieron unos boletos y se recaudaron más de 300 euros. El dinero se destinó al proyecto solidario del Colegio Ayalde dirigido a niñas del Congo y gestionado por la ong FISC.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate