Jokin Altuna: «Urrutikoetxea es un espejo en el que mirarse»

Jokin Altuna juega con una pelota en el frontón de Amezketa, su localidad natal/JOSÉ MARI LÓPEZ
Jokin Altuna juega con una pelota en el frontón de Amezketa, su localidad natal / JOSÉ MARI LÓPEZ
Jokin Altuna | Finalista del Cuatro y Medio

Se siente «más exigido» en su segunda tentativa a la txapela de la 'jaula', que le ha demostrado que la del año pasado «no fue casualidad»

JUAN PABLO MARTÍNAmezketa

Jokin Altuna está «feliz» por volver a aspirar a una txapela. Quiere aplicar lo aprendido el año pasado en la primera tentativa para que la segunda tenga un resultado diferente. Sin embargo, el de Amezketa es consciente de la dificultad que supone medirse a Mikel Urrutikoetxea el domingo en el frontón Bizkaia. «A todos los rivales que me he enfrentado hasta el momento he conseguido hacerles daño menos a él. Y tengo ganas de hacérselo», señala.

- El año pasado acarició la txapela y se le escapó por la mínima. ¿Cómo se encaja una derrota así?

- Es duro. Tuve a mucha gente consolándome en el vestuario pero hay momentos que ni los ánimos más grandes lo consiguen. El mismo Bengoetxea VI me ayudó mucho. Me dejó claro que volvería a tener opciones. Incluso comimos juntos la siguiente semana y, poco a poco, le di la vuelta y saqué las cosas positivas.

- Y ha llegado de nuevo.

- Es importante para mí, porque me ha mostrado que la del año pasado no fue casualidad. Creo que tengo opciones de estar entre los mejores y eso es lo que me hace más feliz.

- ¿Lo aprendido en aquella final se puede aplicar a ésta?

- El año pasado hice regalos y ante pelotaris de este tipo no se puede. Hay que conseguir una regularidad a lo largo de todo el partido.

- Hasta ahora su Cuatro y Medio ha sido un calco al del año pasado. ¿Lo ha vivido de forma diferente?

- Este campeonato ha sido bastante más duro. Todos los encuentros que he ganado han sido más exigentes.

- Es su segunda tentativa, ¿tiene algo que ver con la primera?

- En la del año pasado todo fue nuevo. Esta temporada veía muy difícil entrar, y cuando lo consigues sientes cierta tranquilidad. Entonces el impacto en el entorno fue mayor. Sin embargo, ahora te sientes más exigido, porque por haber vuelto a llegar, a la gente le parece que es lo más normal y es muy complicado. Alcanzarla por segunda vez tiene mayor mérito.

- Mantenerse es más complicado.

- No me presiono más por ello. Hasta ahora las cosas han llegado por el trabajo realizado y sé que hay que mantener esta línea.

Sin puntos débiles

- Ha demostrado que es capaz de jugar muy bien bajo presión.

- Me he manejado bien. Cuando perdí el primer partido contra Urrutikoetxea hablé con mi gente y entendí que si quedaba eliminado no se iba a caer el mundo. Tengo 21 años y soy consciente de que siempre no se puede estar arriba. Eso me ayudó a tomarme las cosas con más tranquilidad y a mejorar.

- ¿Urrutikoetxea es el favorito?

- No tiene puntos débiles y está llamado a mandar en este deporte los próximos años. En su trayectoria ha dado grandes pasos y para el resto de pelotaris es un espejo en el que mirarse porque ha demostrado que con trabajo se puede llegar a ser muy completo.

- Le ha ganado todas las veces que se han enfrentado en esta distancia. ¿Preparará algo nuevo?

- Si empiezo hacer cosas que no sé todo saldrá mal. No hay misterios. El saque y el resto tienen una gran importancia. Tendré que hacer uno de mis mejores partidos, no hacer regalos y arriesgar mucho para tener opciones.

- ¿Pesan las dos derrotas anteriores sufridas contra el vizcaíno?

- Es cierto que cuando ganas a un pelotari te ayuda, porque sabes que puedes volver a repetirlo. Sin embargo, yo también sé que le puedo ganar. No puedo pensar otra cosa. Pero esta vez quiero empezar bien, algo que no he conseguido anteriormente.

- ¿Su repertorio tiene más registros que los que se han visto hasta el momento?

- Según el partido, empleas unas jugadas u otras. No llevo un plan establecido a cada encuentro y hago lo que me viene a la cabeza en cada momento. Cuando las cosas van mal hasta lo más sencillo se te hace complicado, y si estás con confianza te atreves a hacer cualquier cosa y te sale.

- ¿Físicamente ha preparado de una forma especial este torneo?

- No he tenido tiempo. Después de jugar tanto en verano no puedes empezar a prepararlo a tope porque el cuerpo dice basta. Hay que conseguir el mejor estado posible de forma progresiva y me siento bien.

- En la pelota no hay pretemporadas.

- Es imposible. Comparado con otros deportes es un hándicap para nosotros. Desde ese punto de vista, los pelotaris que estamos arriba tenemos más mérito. Muchas veces sales a la cancha sin saber cómo te vas a encontrar.

Dar la talla

- ¿Cuando le llaman artista qué se le pasa por la cabeza?

- Para estar ahí arriba no basta con ser artista. Si un pelotari quiere ser de primera muchos años necesita más cosas. Cada uno tiene su ADN en la cancha y yo puedo ser más hábil, pero hay que ser completo para jugar al ritmo actual.

- Es de los que se crece ante retos como el que tiene por delante.

- Es un reto grande. Es muy difícil enfrentarse a Urrutikoetxea, que juega en casa, pero espero dar la talla. Soy consciente de que si ofrezco mi nivel voy a tener posibilidades. A todos los rivales que me he enfrentado hasta ahora les he hecho daño menos a él. Y tengo ganas de hacerlo.

- Tras la derrota ante el vizcaíno en Lekunberri dijo que tenía que buscar las causas. ¿Las encontró?

- No hice nada bien. Saqué mal, no resté, no di velocidad a la pelota, de aire no encontré ángulos. Era el primer partido y nunca sabes si en el siguiente vas a tener las mismas sensaciones.

- ¿Cómo puede cambiar tanto un pelotari cuatro encuentros después?

- En todos los deportes ocurre. Ganar el segundo duelo me dio mucha confianza porque estaba nervioso, y de ahí en adelante recuperé las sensaciones positivas.

- ¿Llega en su mejor momento?

- Sí. Y quiero mantenerlo de cara a la final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos