El mundo del motociclismo llora la pérdida de Ángel Nieto, «el origen de todo»

Gelete, hijo de Ángel Nieto, desconsolado. / Sergio G. Cañizares (Efe) I Vídeo: Atlas

En el 'paddock' se reconoce al piloto zamorano como una «leyenda del deporte» y un «apasionado» de los circuitos

BORJA GONZÁLEZ

"En memoria de Ángel Nieto, el más grande. De él nació el mejor motociclismo del mundo, el nuestro. Inmenso campeón, mejor persona". Esta reacción en las redes sociales de la Casa Real bien podría resumir el sentir general del 'paddock' del Mundial de Motociclismo, pendiente desde el pasado día 26 del estado de salud de Ángel Nieto, y golpeado cuando el mismo jueves de arranque del Gran Premio de la República Checa se supo que, inesperadamente, su situación había empeorado. "Me siento mal, como todos, sobre todo por lo inesperado", apuntaba un afectado Carmelo Ezpeleta, máximo responsable de Dorna, el organizador del Mundial.

Y es que, después de dos días con buenas noticias, y con la sensación de que lo peor había pesado, las críticas noticias sobre Nieto cayeron como un jarro de agua fría en la caravana del Mundial. "Para el Mundial de motos, Ángel Nieto es el origen de todo", añadía Ezpeleta. "Si Ángel no hubiera sido lo que fue, el Mundial no estaría donde está, seguro. Y para mí ha sido un amigo entrañable y una persona cariñosísima. Nos ayudamos todo lo que habíamos podido, desde luego él más a mí que yo a él. Era coetáneo mío y siempre nos hacíamos bromas de lo bien que nos encontrábamos. Parece mentira", explicó.

La noticia, oficializada a eso de las siete y media de la tarde, asoló a un 'paddock' de recogida, con una jornada previa de trabajo con el recuerdo de Nieto siempre presente, fundamentalmente en la amplia colonia española, aunque algo extensible a un mundo que a veces funciona como un pueblo y en el que el piloto español siempre tuvo el reconocimiento de leyenda. "En mi época yo era joven y lo recordaba de verlo en la televisión con mi padre y con la Garelli, ese es mi primer recuerdo", explicaba emocionado Emilio Alzamora, campeón en 1999 de 125cc en una estructura propiedad del 12+1, en la que también competía su hijo Gelete.

La admiración de Marc Márquez

"Aquella fue la mejor época de mi carrera deportiva y con una persona que era muy apasionada y que tenía una energía que siempre lograba transmitir. La relación con él fue más allá de correr en su equipo y que, por supuesto, siempre quedará en la memoria...", señalaba Alzamora, siempre con el mensaje de apoyo a sus familiares muy presente. Ausentes en Brno, tanto Pablo como Gelete Nieto, el primero de ellos después de tener que cancelar el plan de viajar el jueves por la mañana desde Ibiza, con la intención también de haber ofrecido una rueda de prensa junto a Ezpeleta para hablar de la mejoría de su padre y para agradecer las múltiples pruebas de cariño que les han ido llegando desde todas partes en estos duros días de tensa espera.

"¡Gracias por todo lo que nos has enseñado! Descansa en paz, maestro", escribía en sus redes sociales Marc Márquez, que pocas horas antes alababa la figura de Nieto. "Es un poco el que abrió las puertas. Lo que hizo Ángel no fue sólo por el motociclismo, si no por el deporte español. Al final casi que abrió las puertas a otro deporte en España. Había mucha afición a la moto, pero él la hizo crecer mucho, ayudó mucho", apuntó el de Honda, que destacaba su importancia en este mundo. "A sus años seguía viniendo a las carreras y no creo que tuviese necesidad ninguna. Pero él era un apasionado del motociclismo y ha sido una leyenda del deporte en general". El mensaje de Márquez fue uno de los cientos que, minuto a minuto, llegaron e irán llegando, desde el mundo de la moto, del deporte en general, y de cualquier ámbito, para homenajear a una de las mayores leyendas españolas del siglo XX.

Fotos

Vídeos