Fórmula 1

Ferrari mete al diablo en los detalles

El nuevo monoplaza de Ferrari, el SF71H. / Foto: AFP | Vídeo: Atlas

El SF71H se presenta como el más agresivo hasta ahora de los candidatos al título, y con algunos elementos muy revolucionarios en su chasis

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

La colorida localidad de Maranello, ligeramente teñida de blanco por la nieve, albergó este miércoles la presentación del gran candidato a batir a Mercedes. El Ferrari SF71H, esta vez sin filtraciones previas ni despistes, vio la luz en la sede del fabricante que más tiempo lleva en la competición, en un acto presentado por el español Marc Gené, a quien menos pilotar de cara al público le ponen a hacer de todo en el equipo italiano.

Y no dejó indiferente a nadie. Más bien, todo lo contrario: ya hay muchos que sospechan y susurran por detrás que si esas pequeñas soluciones aerodinámicas serán suficientes como para batir a Mercedes. En el equipo alemán son conscientes del potencial de Ferrari, y por eso no es casual que emitieran el ‘streaming’ de presentación de sus rivales en la sala del circuito de Silverstone donde antes habían dado ellos mismos una rueda de prensa por el W09.

El proyecto 669, bautizado como SF71H, deja una sensación muy torera: enfermería o puerta grande. A diferencia de Mercedes, que ha apostado por la estricta continuidad, en Maranello han querido potenciar algunas de las soluciones que ya habían probado en 2017 para darles una evolución. No es un coche con grandes cambios, pero sí tiene cambios para hacerlo un gran coche.

Más información

La distancia entre ejes ha aumentado, propiciando que el lugar de pilotaje esté ligeramente más elevado que en su predecesor. Esta novedad, que ya se vio en el Alfa Romeo Sauber (abocados a ser un ‘Ferrari B’) pretende mejorar sobre todo en circuitos de alta velocidad, donde más problemas tenían para seguir la estela de los Mercedes. Pero es en los pequeños detalles donde Ferrari quiere marcar la diferencia. Uno de los más sorprendentes está en los espejos retrovisores, que cuentan con pequeños alerones frontales con los que pretenden generar un mayor flujo aerodinámico. Mattia Binotto, como responsable de los motores, y Simone Resta, como diseñador jefe, han puesto el foco en aumentar la competitividad en la velocidad, el gran punto fuerte de Mercedes: la apuesta es claramente a lo grande.

En el halo, el gran invitado nuevo en todas las presentaciones de esta temporada, también han trabajado lo suyo. Ya que les han impuesto esta pesada pieza de 7 kilos (compensada sólo parcialmente con el aumento de 5 en el peso máximo del coche hasta los 733 totales), han decidido que van a aprovecharlo para situar un ligero alerón superior con el que también podrán aprovechar las capacidades aerodinámicas del monoplaza. La trasera también está bien trabajada, con un final del coche ligeramente más ancho, y unos pontones laterales más estrechos, pero que recuerdan mucho a los de 2017. En definitiva: un gran coche sobre el papel, que tendrá que demostrar todo su potencial en la pista.

Vettel no deja sitio a la especulación

Sebastian Vettel es el gran aspirante a batir a Hamilton. Aunque en 2017 se quedó más lejos de lo que al principio parecía, desde Maranello tienen puestas grandes esperanzas en el piloto alemán, que durante la presentación no dejó de echar miradas, casi de enamorado, hacia un coche con el que tendrá que compartir muchos kilómetros hasta noviembre. Es consciente de la responsabilidad que tiene sobres sus hombros, y lejos de achicarse, la acepta con orgullo.

«Lo que todos queremos ver es cómo se comporta el coche en pista. A simple vista, es increíble la atención que han tenido en todos los detalles. La magia real de este coche ocurre por dentro, en lo que no se ve», destacaba el alemán durante la presentación.

Más escueto, y centrado en el halo, fue Kimi Räikkönen. El hombre que usó por primera vez este sistema, allá por la pretemporada de 2016 en Montmeló, afirmó que muy pronto se iban a olvidar de que lo tienen delante y se iban a acostumbrar. «Cuando conduces no marca una gran diferencia, para ser sinceros. El coche se ha diseñado para incorporarlo y como tal, apenas deberíamos notarlo. Nos adaptaremos muy rápido al halo, seguro. Es lo que es», dijo.

Ferrari no tiene una labor fácil este año. Además de presentarse como el primer candidato a batir a Mercedes, tiene que vigilar muy de cerca de lo que sea capaz Red Bull, cuyas novedades aerodinámicas siempre han puesto en peligro el dominio del resto. Además, la gran duda de McLaren y el estreno con motor Renault, obligará a no despistarse a nadie. ¿Será 2018 una temporada emocionante o veremos más de lo mismo? Buena responsabilidad de ello cae sobre las capacidades del coche rojo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos