Mundial

Alonso, a 305 kilómetros del final del túnel

Fernando Alonso, junto a su McLaren-Honda./Reuters
Fernando Alonso, junto a su McLaren-Honda. / Reuters

El piloto español terminará en el GP de Abu Dabi el Mundial en el que ha sufrido más abandonos en su carrera, 11, y en el que la frase que más veces ha escuchado ha sido: «Problemas de motor»

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

El martirio de Fernando Alonso con McLaren-Honda está a una carrera de terminar. El GP de Abu Dabi, del próximo 26 de noviembre, pondrá punto y final a tres años para olvidar en los que el piloto español ha pasado más tiempo viendo las carreras desde los monitores que al volante de su monoplaza. Los 305,470 kilómetros que tendrán que recorrer en el circuito de Yas Marina (55 vueltas de 5,554 kilómetros cada una) serán los últimos que tenga que ‘sufrir’ el español en un monoplaza que no ha parado de darle disgustos desde que comenzara esta segunda etapa en la escudería de su vida.

«Problemas de motor» ha sido la frase más escuchada por Fernando Alonso en su monoplaza a pesar de que hayan pasado los días, los meses, las carreras y las clasificaciones. 36 meses esperando el momento en el que el motor del coche de Alonso dijera basta y que obligara al piloto asturiano a marcharse camino de boxes o dejar ‘aparcado’ su millonario monoplaza para ser remolcado por la grúa del circuito de turno. Su McLaren-Honda ha evolucionado durante toda la temporada y es más potente, pero hay algo que no han conseguido: la fiabilidad. De hecho, en este año, Fernando Alonso ha tenido que cambiar de motor hasta en ocho ocasiones mientras que a compañero Stoffel Vandoorne no le han ido mejor las cosas y ha tenido nueve motores. «Los tres últimos años han sido frustrantes para nosotros, no hemos conseguido buenos resultados. Intentaremos cambiar esto el año que viene», decía Fernando Alonso hace unos días con un tono optimista al que se ha obligado a adaptar en este tiempo en la escudería de Woking. El piloto español reconoce que estos tres últimos años con McLaren, acompañados por Honda, no han cumplido con ninguna de sus expectativas y apela a que la nueva sociedad con Renault, a partir de 2018, sea fructífera.

Más información

Desde que llegara por segunda vez a la escudería de Woking, Alonso suma 23 abandonos en 56 grandes premios, lo que supone la friolera del 41.07% de las carreras disputadas, un porcentaje muy superior al del resto de la carrera del piloto español. De hecho, desde que debutara en la Fórmula Uno a los mandos de un Minardi en 2013, Alonso ha disputado un total de 292 grandes premios en los que se ha retirado en 60, un 20,61 por ciento, menos de la mitad que en estos tres últimos años. Si quitamos las carreras disputadas desde que fichara en 2015 por el equipo británico con motores japoneses, el porcentaje disminuye al 15 por ciento, 37 abandonos en 236 grandes premios disputados entre Minardi, Renault, Ferrari y McLaren Mercedes.

Once abandonos en 18 carreras

En este 2017 ha batido un nuevo récord negativo en su carrera deportiva, ya que nunca había tenido que abandonar en once de las 18 carreras que ha comenzado (no participó en el GP de Mónaco por estar disputando las 500 Millas de Indianápolis). De hecho, el año comenzó de la peor forma posible con cuatro abandonos en las cuatro primeras carreras. Australia (a falta de cuatro vueltas), China (tras 35 giros), Baréin (en la última vuelta) y Rusia. Quizá en el circuito de Sochi vivió la situación más frustrante el asturiano, ya que tuvo que abandonar después de que su MCL32 se quedara tirado en la vuelta de formación, con problemas en el ‘display’ del estado de la batería del motor.

Tras su aventura en la Indy –por la que no corrió en Mónaco- llegaron tres abandonos en cuatro carreras. En Canadá se quedó fuera en la última vuelta por la rotura de su motor, en Austria abandonó tras verse involucrado en un accidente múltiple en la primera curva y en Gran Bretaña aguantó 35 vueltas por culpa de una pérdida de potencia en su motor por una pérdida de presión en la bomba de gasolina. Bélgica, Italia y Singapur fueron tres carreras que tampoco vieron cómo Alonso terminaba. En Spa abandonó en la vuelta 27 tras nuevos problemas mecánicos en su monoplaza, mientras que en Monza comenzó último la carrera por cambiar de motor y tuvo que retirarse a boxes en el último giro. Peor suerte tuvo en Singapur, donde tras una gran salida un toque le dañó los bajos de su monoplaza y le obligaron a poner pie en tierra. En Estados Unidos, su último abandono hasta ahora, el motor de la marca japonesa volvió a decir basta y el piloto español dijo adiós a la carrera en la vuelta 25.

La agonía que está viviendo Fernando Alonso esta temporada por culpa del motor Honda de su McLaren ya tiene fecha de caducidad. El 26 de noviembre y tras los últimos 305,470 kilómetros del año, el piloto español podrá decir adiós a Honda y hola a Renault, el motor que le hizo bicampeón del mundo.

Fotos

Vídeos