Tragedia en el Nanga Parbat

El último mensaje de Zerain: «Mañana va a ser duro»

Alberto Zerain, en el vídeo que grabó en la arista Mazeno, donde fue alcanzado por la avalancha.

El montañero grabó un vídeo un día antes de desaparecer en el que explicaba que se encontraban ya en la arista Mazeno, donde le sorprendió la avalancha, y describía cómo esperaba atravesarla

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

Los montañeros Alberto Zerain y Mariano Galván encontraron la muerte en la arista Mazeno, atrapados por una avalancha, mientras ascendían al Nanga Parbat. Su rastro desapareció el 24 de junio en esa peligrosa cresta situada a más de 5.000 metros de altura en dirección a la cima. Un día antes de esa jornada el himalayista alavés difundió un vídeo en las redes sociales, dentro de su proyecto '2x14x8.000', en el que explicaba los problemas con los que él y su compañero, el argentino Mariano Galván, se estaban encontrando en ese complicado paso en dirección a la cumbre.

En su relato, Alberto explica que llevan cuatro días paralizados a 5.600 metros de altura a causa del mal tiempo. Tras unas imágenes en las que se ve al escalador dormitando dentro de su tienda de campaña, el vídeo muestra como el cielo ha despejado y los dos alpinistas se preparan para encarar la arista Mazeno, el punto en el que según los equipos de rescate les alcanzó la avalancha que acabó con su vida. «El clima no perdona y viene amenaza de mal tiempo», explica el escalador, antes de añadir que han tenido que descender 400 metros para buscar una ruta en la cresta. En ese nuevo camino pudieron avanzar con más celeridad. «Durante la noche ha helado y ha caído nieve, lo que nos ha permitido ir más rápido», informa antes de explicar que han llegado a un collado en el acamparán a la espera de enfrentar el camino que les permitirá atravesar la arista del Mazeno.

«Mañana va a ser un día duro»,advierte Zerain, antes de explicar que esperaba poder recorrer toda la arista en la jornada siguiente. «Tendremos que correr y esperamos que los pronósticos del tiempo que nos han llegado sean fidedignos», explica el alpinista en su frase final. En las imágenes puede verse como Zerain, con ropa naranja, asciende algunas de las placas de nieve de la arista y abre huella para su compañero Galván. El escalador alavés ya intentó cruzar esta zona en 2011 pero se retiró al no poder enfrentarse con éxito al mal tiempo que azotaba la cresta. En esta ocasión, la maldición de la arista no le dio la opción de escapar.

Fotos

Vídeos