Fin de semana violento en los campos de fútbol

Se han vivido momentos de tensión en un partido de pre-benjamines, en Segunda B, en los aledaños del Sadar y en la Bundesliga

BEATRIZ GARNÁNDEZ

Momentos de tensión los que se han vivido este fin de semana en los campos de fútbol con auténticas tanganas y agresiones a los árbitros. En Ávila, durante un partido de pre-benjamines, donde compiten niños de 7 años, los padres de uno de los equipos intentan agredir al árbitro después de un gol del conjunto rival en el último minuto. «Qué vergüenza», se escucha decir a una persona que graba la pelea. Los pequeños, casi entre lágrimas, no se podían creer la situación que se estaba viviendo. El sindicato de árbitros denuncia que cada fin de semana sufren medio centenar de ataques en ligas infantiles, la mayoría de los padres de los jugadores.

Además, en Segunda B, tuvo que intervenir la Policía para escoltar al árbitro del Córdoba B - Mérida después de que con 1-0 en el minuto 90 y con el descenso a Tercera en juego, los andaluces vieran cómo los extremeños lograron la remontada con goles en el 93 y el 102. Con el pitido final, un jugador del filial cordobés se va directo a agredir al árbitro mientras los miembros de seguridad tratan de frentarle. El ambiente comienza a caldearse y da paso a una auténtica batalla campal entre los jugadores. El Córdoba ha tenido que emitir un comunicado para pedir perdón por la situación que se vivió en el estadio.

Pero no fueron los únicos casos. En Pamplona, en los momentos previos al partido entre Osasuna y Oviedo, ultras de ambos equipos iniciaron una tangana en las terrazas de un bar, cerca del estadio, donde incluso volaron sillas y mesas. Con motivo de la trifulca, hubo varios heridos y uno tuvo que ser hospitalizado.

En Alemania, en la Bundesliga, también se vivieron momentos de tensión, cuando el Hamburgo consumó por primera vez en su historia el descenso a segunda por primera vez en su historia. Algunos aficionados no se lo tomaron bien y lanzaron bengalas al campo. La policía tuvo que intervenir tanto a pie como a caballo y el partido se detuvo durante quince minutos. Una vez se recuperó la calma, los jugadores pidieron perdón a la afición.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos