Sancionan a un piragüista japonés por inyectar esteroides en la bebida de un rival

Yasuhiro Suzuki./REUTERS
Yasuhiro Suzuki. / REUTERS

Yasuhiro Suzuki, una de las estrellas, buscaba la descalificación de su oponente y saboteó a otros adversarios con el robo de material

L. AKAYAMA

El piragüista japonés Yasuhiro Suzuki ha sido sancionado con no poder competir durante los próximos ocho años, tras admitir que inyectó una sustancia prohibida en la bebida de un rival más joven durante un campeonato el pasado septiembre.

Suzuki, de 32 años y una de las figuras más importantes del piragüismo japonés, inyectó un esteroide anabolizante en la bebida del también piragüista Seiji Komatsu, de 25 años, con el fin de que este diera positivo en el test antidrogas, confirmó ayer un portavoz de la oficina nipona antidopaje.

Este organismo había aprobado la suspensión temporal del deportista el pasado 25 de diciembre, pero dada la gravedad de las acusaciones, la federación japonesa de piragüismo recomendará apartar a Suzuki de la competición de forma permanente en una reunión el próximo marzo.

El incidente se produjo durante los campeonatos nacionales del pasado septiembre en Komatsu (oeste de Japón), donde el sancionado y su rival estaban compitiendo tras haber sido elegidos candidatos para representar a su país en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Según la investigación, Suzuki habría inyectado la sustancia prohibida en la bebida de su competidor con el fin de que éste quedara descalificado y tras sentirse presionado por competir con atletas más jóvenes que iban subiendo en la clasificación.

Además, también habría intentado sabotear a otros deportistas robando material que estos utilizaban en la competición o en el entrenamiento, detalló la agencia japonesa Kyodo.

«Incidente inaudito»

Es el primer caso de este tipo que se produce en Japón, explicó el portavoz de la oficina antidopaje, quien considera que no llegará a perjudicar la imagen de los Juegos Olímpicos porque se van a hacer actividades educativas contra el dóping.

Durante la investigación, el rival del sancionado Suzuki negó haber tomado ninguna sustancia estupefaciente y alegó que creía que en su bebida podían haber inyectado alguna sustancia. No le sirvió de nada porque fue suspendido temporalmente por un positivo y sus marcas en el campeonato nacional fueron anuladas.

«Un incidente de esta naturaleza es inaudito en la historia de los deportes en Japón y es muy decepcionante», señaló el ministro de Deporte, Daichi Suzuki, en declaraciones recogidas por la agencia Kyodo. El caso ha supuesto un gran revés para la federación de piragüismo nipona, que planeaba utilizar los Juegos de Tokio como un escaparate para popularizar la práctica de ese deporte a nivel nacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos