Golf

Rahm hasta en la sopa

«Recuerdo aquella bola que para mí tardó unos 35 minutos en llegar al hoyo». / José Manuel Cortizas
EL CORREO con Jon Rahm en San Diego

El de Barrika, como defensor del título, está en todas partes en Torrey Pines y el PGA le dedica un documental

JOSÉ MANUEL CORTIZASEnviado especial. San Diego

Estados Unidos cuida mucho a sus campeones. Más en un estado como California donde no se puede encontrar un tiro de cámara sin que salga un uniforme. Jon Rahm defiende el título en el Farmers Insurance y, como tal, es un jugador a seguir. Están orgullosos en Torrey Pines de que fuera aquí donde nació su leyenda, en los campos en los que conquistó su primer título profesional. Se reparten el protagonismo el regreso de Tiger Woods, la reválida que supone estar aquí para el de Barrika y la campaña de promoción de este recorrido como sede del US Open de 2021.

Un documental del PGA es proyectado en bucle en la sala de prensa. En él, sus padres, amigos, sus profesores y compañeros de inicios en el golf relatan una historia ya felizmente conocida. Mientras, Rahm se dedica a lo suyo y completa el torneo pro-AM habitual en cada cita PGA por el que abonando una suma en torno a los 9.000 dólares se puede jugar un recorrido con los mejores golfistas del mundo. Aquí, en California, uno de los enclaves más zurrados por el fisco, no faltan los millonarios y los caprichosos solventes que se permiten este largo, que tiene continuidad en ocasiones con la contratación de jugadores para pasar una mañana de golf con directivos de empresas y clientes a agasajar durante el resto del año. En esos casos, los dólares caen en saco limpio para el golfista.

La llegada al green del 18 obliga a asaltar al vizcaíno a riesgo de resutar pesados. Pisando el fringe desde el que pateó como los ángeles para eagle y ganar el torneo ofrece a EL CORREO sus últimas impresiones antes de que hoy comience la batalla. «Estoy cansado de hablar de ello, la verdad. Pero mira, estábamos aquí, a un par de metros. Recuerdo aquella bola que para mí tardó unos 35 minutos en llegar al hoyo y luego la explosión de alegría por haber conseguido la primera victoria profesional y la confianza que luego me dio para tener el año que he tenido», comenta. Un eagle que tardó tiempo en dejar de ser una imagen recurrente en su mente. «Pensé en ello mucho después de haberlo conseguido, pero luego no tanto. Hay que ir mirando al futuro y ahora estoy pensando en el play-off de la semana pasada -con el que ganó el CareerBuilder- y en otras cosas que han pasado».

El martes hizo el 'back nine' del campo norte y ayer completó el sur (se juega en ambos), notando algunas diferencias respecto a 2017. «Están más difíciles que el año pasado. En el campo norte los greens están muy duros y rápidos y este año los del sur un poquito más duros, lo que va a hacer que sea más difícil dejarla cerca de bandera. Pero, al mismo tiempo, están un pelín más cortos porque la bola rueda desde el tee. Ya veremos, los greens están mejor e igual eso ayuda a meter más putts».

Rahm no jugará finalmente con Tiger Woods, un sueño que deberá esperar. «Juegues con él o no la gente va a estar atenta en él. Juego con Day y Snedeker, un bicampeón aquí y un pasado campeón aquí en Torrey Pines. Son dos grandes jugadores que también tendrán su atención».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos