Jon Rahm, segundo en Hawai, el mejor de los humanos

Jon Rahm, segundo en Hawai, el mejor de los humanos

Intratable Dustin Johnson, el de Barrika ya es tercero en el ranking mundial

JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Visto lo visto, es hasta donde podía llegar. Quizá con una tarjeta más vitaminada si el putter no vuelve a jugarle alguna mala pasada. Jon Rahm bastante hizo, muchísimo, con remontar ante Brian Harman y defender a mordiscos la segunda plaza en solitario, que tiene mucho de jugoso en dólares y puntuación. Lo de irse a por Dustin Johnson deberá esperar. Si el líder del golf planetario ya arrancaba la jornada final con cuatro golpes de ventaja, la consumó doblando ese margen de confort, una enorme zona de seguridad que lejos de provocar en él atisbo alguno de autocontrol incentivó su voracidad. La basa en un chasis de laboratorio, una anatomía que le permite reventar la bola desde cada tee de salida. En un campo como la Plantación Kapalua, que se deja hacer por sus generosas dimensiones para el juego largo, era un secreto a voces que iba a hacerse con la victoria final incluso si algún rival, que tampoco fue el caso, se hubiera levantado con los poderes de alguna deidad adorada en Maui.

Muy fuerte, de nuevo, la puesta en marcha de Rahm. Su primera cita tras el parón vacacional, en una cita reservada a los campeones del mejor calendario del orbe, en un recorrido que descubría a golpe de vendavales. Y va y la culmina con la citada segunda plaza, robándole 16 golpes al campo, y la recompensa añadida de ser hoy actualizado como número tres del ranking mundial. «Ha sido un comienzo maravilloso», reconocía a su regreso a la casa club. Y eso que las circunstancias del juego le han puesto a prueba durante cuatro días en los que pudo dar más de sí.

Intachable su juego de tee a green, ha sido el manejo del putter su talón de Aquiles durante la experiencia hawaiana. Se lleva en la videoteca para el recuerdo un repertorio de una veintena de opciones más que razonables para haberle restado más al par 73de Kapalua. También en el desenlace dominical. Le llegó a presionar lo suficiente para ponerse el sábado en manos de su coach mental, Joseba del Carmen, antes de iniciar la marcha. Ajustes en sus procesos cognitivos que funcionaron. No tanto por el aumento de la pericia, que también, sino por la confianza que le condujo a no cometer error alguno traducido en bogeys. La terapia prolongó su efecto a ayer porque se marcaba como meta marcar más de rojo su tarjeta en el front nine y lo que sucedió fue que el hoyo 1 le puso una trampa y le quitó un golpe.

De la mano de Fowler su compañero de partido, reaccionó de inmediato y ambos tornaron la tendencia con un birdie al 2 que el jugador de la Murrieta californiana amplió con otro en el 3. Mientras, Jon Rahm comenzaba su particular relación de amor/odio con el palo más utilizado de la bolsa. Dejó la bola asomada en el 3, a un palmo en el 4 y hacía diana en el 5 y 6. Le servía para iniciar el acecho al segundo puesto, aún en manos de Harman. Apuntar más alto en la clasificación era una quimera ante un Dustin Johnson escandalosamente fiable y brillante, que se sabía ganador y eso consolidaba aún más su brutal manejo en los primeros y segundos golpes.

Pero Rahm amenazaba con seguir teniendo mucho que decir. Con -14 en el 6, se le escapó otro birdie por un palmo y llegó el punto de inflexión en el 9. Tenía un metro entre la bola y la cazoleta para cambiar de guarismo al -15 y falló por varios dedos por la izquierda. Un error que le escoció y perturbó durante un puñado de banderas. Aunque rozó de nuevo el birdie en el siguiente, tuvo que fajarse en el 11 y 12 para salvar los pares, corto de palo y de approach en el primero y saliendo en falso de un búnquer hasta el rough del otro lado del green en el segundo.

SENTRY TOURNAMENT OF CHAMPIONS

CLASIFICACIÓN FINAL
1. Dustin Johnson (EEUU) 268 (-24) 2. Jon Rahm (ESP) 276 (-16)3. Brian Harman (EEUU) 277 (-15) 4. Hideki Matsuyama (JAP) 278 (-14) 5- Pat Pérez (EEUU) 278 (-14).6 Rickie Fowler (EEUU) 278 (-14) 7. Marc Leishman (AUS) 279 (-13) 8- Jhonatan Vegas (VEN) 279 (-13) 9. Jordan Spieth (EEUU) 280 (-12) 10. Si Woo Kim (COR) 281 (-11)

No le hacía falta al de Barrika mirar a los marcadores para sentir que Johnson estaba encendido, como surgido de un juego virtual en el que fuera el jugador-robot en modo exhibición. Alcanzó su cima el norteamericano en el hoyo 12, un par 4 en el que dejó su palazo de salida en la línea perfecta y a cuatro dedos de embocar de uno. No era su guerra y Jon Rahm supo abstraerse y defender el segundo puesto de una jauría de rivales en las que se alineaban Harman, Matsuyama, Pat Pérez o Rickie Fowler. Lo pasó mal en el 13 cuando su salidase marchó a la maleza prologando el segundo bogey del día y metió la directa en el terreno propicio que supone el final del back nine, convertido en un autoservicio. Birdies al 14, 15 y 17 siguiendo una pauta repetida casi al dedillo los cuatro días. No en vano capturó trece veces alguna de las cuatro últimas banderas durante su actuación en Hawai.

El vizcaíno regresa a su residencia de Scottsdale para velar armas y descansar una semana tras la que afrontará un test de máxima exigencia que incluirá cuatro torneos seguidos: el CareerBuilder, Farmers Insurance, Phoenix Open y AT&T Peeble Beach. En el segundo de ellos le aguardará uno de sus momentos soñados, jugar junto a Tiger Woods.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos