Una salida accidentada lastra a Jon Rahm

EFE

Le pasó factura un doble bogey en el 2 y acaba en el puesto 21, a siete golpes del indio Sharma, en una jornada notable para Cabrera-Bello y Sergio García

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

La risa va por barrios y no fue precisamente sonora la que acompañó la actuación de Jon Rahm en la segunda jornada en Chapultepec. Sólo igualó el par del campo tras una salida accidentada, en falso, de esas que pasan factura, ya que a las primeras de cambio se vio sin la mitad del botín del jueves. Puesto 21 con una tarjeta de -4, a siete golpes del indio Sharma y a cinco de Cabrera-Bello y Sergio García, estelares en México. El de Barrika no tardó en meterse en problemas, lo que le llevó a anotarse un doble bogey en el hoyo 2, un lastre que le removió por completo. Fue la suya, en adelante, una lucha contra sí mismo, contra un campo que quería escapar a su control. Poco a poco se fue resarciendo, aunque en la empresa consumió prácticamente toda su actuación.

Se topó con ese inicio inesperado. La primera salida llevó su bola fuera de línea, perdiéndose en la oscuridad en el plano del ‘shot tracker’ en el que se referencia dónde aterriza cada golpe. La recuperó como sólo hacen los elegidos y salvó el par. No era cuestión de desprenderse de comodines tan pronto. Pero frunció el ceño inmediatamente después. Repetición de la jugada desde el tee del 2, sólo que esta vez su bola acabó en el campo de prácticas, según apuntó la televisión estadounidense. Fuera de límites. La dura traducción implica un golpe de penalización y en el proceso el vizcaíno perdió el tacto. Visita al rough antes de llegar a green y consumir dos putts para cerrar un doble bogey a las primeras de cambio. Fue un bajonazo a su tarjeta (-2) y posiblemente a su confianza, de no mediar esa capacidad que tiene para apechugar.

A favor jugaba que la película acababa de empezar y la trama podía ser reconducida hasta concluir con un final amable, feliz. Que no iba a dejar de pelearse con el campo, de querer ganarle el pulso íntimo, constaba en acta. Rahm quiso ser agresivo pese al aviso recibido y su recompensa iba a llegar. Manejo de manual en el hoyo 5, demostrando lo que había explicado la víspera. El campo gratifica al que sabe jugar sin desconexiones de tee a green y castiga al que se desvía por el camino. El primer birdie, que reactivaba la recolecta en favor de los damnificados por los terremotos en México, llegó en el lugar donde el jueves hizo magia con aquel approach para enmarcar en formato ‘hook’. Esta vez su prestidigitación la retrasó al 6, donde pateó para eagle desde siete metros y quedarse a un pie del objetivo.

Dos birdies seguidos que devolvían su tarjeta al saldo con el que había iniciado su faena. Bueno, recuperable, panorama abierto. Quedaban doce banderas por conquistar en un campo que ya daba muestras de rebeldía. Sobre todo en sus greens, por los que las bolas avanzaban saltarinas, complicadas de domar, imposible calibrar la línea hasta sus últimas consecuencias. Mientras Rahm buscaba la mesura ideal para su juego, sus compatriotas avanzaban espídicos entre los líderes. Cabrera-Bello está jugando con aura celestial y con un eagle, cuatro birdies y un bogey llegaba a ser puntualmente colíder. Curioso que cada vez que lo lograba el indio Sharma le contestaba dando un paso más. Y tampoco parecía tener muchos secretos el campo para Sergio García. Despacio y con buena letra, el castellonense avanzaba con tres birdies y daba un salto cualitativo con un eagle en el 11 y la guinda de conquistar la última bandera. Ambos en la pomada, a dos golpes del liderato. Hambrientos.

Acaba como empieza

Volvió a pintar bastos para Rahm en el hoyo 8, donde facturó otro bogey que le ponía ya en deuda con el campo. De tanto intentarlo fue recuperando vidas. Una en el 11. Otra, que no cuenta, en el 13 al salvar un par de los que ponen los pelos de punta tras acabar mal su bola en la arena como preludio de una extraordinaria recuperación. Birdie al 15 como él y pocos más son capaces, con parada en un búnquer y sin pisar la calle. 10.000 dólares ya para la hucha de la Cruz Roja local. Y acabó como empezó, con otra zancadilla de Chapultepec. Un tripateo en el 17, un par 3. Eso duele. Y enciende la llama de la venganza.

Tiger Woods llegará al Masters con dos torneos más de rodaje

Fue una de las noticias más comentadas del día en el planeta golf. A través de su cuenta de Twitter, Tiger Woods anunciaba su presencia en dos torneos más camino del Masters de Augusta. Convencido por las buenas sensaciones que le brindó su juego y el duodécimo puesto en el Honda Classic, el cuatro veces ganador de la chaqueta verde afinará sus cualidades en el Valspar Championship de Palm Harbor (Florida) y el Arnold Palmer Invitational que se juega en Bay Hill.

Será la primera vez que se inscribe en el Valspar y el anuncio de su presencia se ha traducido en un feliz quebradero de cabeza para la organización, que cuantifica en de doce mil a quince mil aficionados más que pasarán por taquilla para lo que se deberán habilitar unas seis mil plazas extra de aparcamiento. Mientras, en la cita que rinde homenaje al icono de Latrobe acumula ocho victorias. El auge de Tiger se traduce en que su favoritismo para el Masters se cotiza 16 a 1 (12 a 1 el de Rahm).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos