Rahm se desquita en Akron

Rahm calcula la distancia al hoyo en el Bridgestone Invitational / AFP

El vizcaíno entrega en la tercera #jornada del Bridgestone Invitational con -3 golpes y se resarce del #tortuoso recorrido del viernes

DANI MEABE

Jon Rahm mostró ayer su gen competitivo y se desquitó de la aciaga segunda jornada en el Bridgestone Invitational, el torneo que sirve de preparación para el PGA, el cuarto ‘grande’ de la temporada, que arrancará el jueves. Le van los días impares al vizcaíno. Firmó en el estreno de este torneo que se disputa en Akron (Ohio) un ilusionante -3, que le colocaba a rebufo del líder, el belga Thomas Pieters, pero el viernes se desplomó. Acabó con siete golpes sobre el par, 77, lo que le hundió en la clasificación, con un + 4 en el global. Ayer, sin embargo, se desquitó: de nuevo tres golpes bajo el par del campo, para mostrar una sonrisa y evidenciar que lo del viernes tan solo fue un bache, que olvidó de un plumazo con la tarjeta de 67 que entregó. Ahora en la clasificación luce +1 y, al cierre de esta edición, sin terminar todos de competir, aparece en la posición 33, lo que provoca un ascenso de 19 puestos. Por cierto, Sergio García y Rafa Cabrera Bello siguen su particular calvario; +5 y +14.

En la general

+1
marca Jon Rahm en la general, después del -3 logrado ayer en el Bridgestone.

Comenzó el golfista de Barrika con un birdie en el segundo hoyo. Es que el que mejor se le ha dado en los tres días de competición, a la espera de lo que ocurra hoy. En un hoyo con límite de cinco golpes, siempre lo ha cerrado con cuatro. Ayer repitió la secuencia. Y primer acierto. En el cuarto, repitió operación. Con cuatro golpes como límite, solo empleó tres. Hizo lo mismo el jueves. Sin embargo, el viernes, en una jornada que estuvo interrumpida por la lluvia, le pesó este punto del recorrido y penó con un bogey (5): de hecho, en cuatro ocasiones empleó un golpe más de los que marcaba el par, y en dos terminó con doble-bogey. Eso provocó su derrumbe en la clasificación, que no pudiera optar al título unos días antes de encarar el cuarto grande de la temporada.

Porque ayer firmó un recorrido digno de los primeros puestos, de los hombres que lucían su nombre en la cabeza del Bridgestone Invitational. De un líder que, al cierre de esta edición, era el belga Pieters, con -9. Le seguían Hideki Matsuyama, con 7, y Zach Johnson, con -6. Rahm está muy lejos de ellos. Marcó el par en todos los hoyos desde el 5 al 8, y en el noveno volvió a conseguir un birdie. Por fin se desquitó en esa lugar del campo de Akron. Tanto el jueves como el viernes le había torturado, y en vez de emplear los cuatro golpes ‘reglamentarios’ el pupilo de Eduardo Celles necesitó uno más, cinco. Ayer no. A partir de ahí, y hasta el final, el sexto mejor golfista del mundo en la actualidad, igualó el par en todos los hoyos. Del 10 al 18. De esta manera, se presenta ante la última jornada con +1 en la general.

Fotos

Vídeos