OPEN DE ESPAÑA

Rahm avisa, «sería mi victoria más especial»

El juego largo de Jon Rahm es impecable en el Open de España :: / EFE

A dos golpes de Dunne y a uno de Elvira, les reta a demostrar este domingo en el Open de España «de qué pasta están hechos»

JOSÉ MANUEL CORTIZAS

A dos golpes del irlandés Paul Dunne y a uno del cántabro Nacho Elvira. 54 hoyos después, todo queda por resolver en un Open de España que ha igualado las apuestas al disputarse bajo unas condiciones climatológicas que simulaban las de un torneo indoor. Jon Rahm tiene su objetivo cerca. Tan solo espera que, apuntando por elevación, consiga acabar con la resistencia y la competencia.

De haber mediado un poco más de feeling con el putter, el escenario sería diferente ante un desenlace dominical que desbordará todas las previsiones. Pese a su tarjeta del día en -6, el vizcaíno no da por cumplida su hoja de ruta. «El guión no se va cumpliendo porque no voy ganando». No tiene remedio. Competidor nato. Si se toma la molestia de prolongar una semana su actividad tras el agotamiento del Masters, incluyendo un cambio de continente, es porque quiere ganar. No entiende otra forma de ver el golf.

No tardó en poner en marcha el rodillo. O eso parecía cuando se apuntó sendos birdies en los primeros hoyos del día. El sol pegaba y se despojó de la sudadera. Manga corta, morrosko en regla. No era para menos con la rasca que hizo, pero qué raro se hizo verle jugar los días previos con ropa térmica bajo su uniforme más reconocible. Esta vez el puzzle tenía todas las piezas sobre la mesa y se trataba de ir montando la imagen final, un precioso trofeo que el 'Pisha' Jiménez levantó en 2014 y antes que él Álvaro Quirós (2010), Sergio García (2002) o 'Seve' Ballesteros con su tricoronación en 1995,85 y 81.

Pero su juego ha resultado cíclico desde el jueves. Con la mira telescópica ha ido plagando su tarjeta de grandes salidas y magníficos segundos golpes y cuando llegaba a los greens y se relamía pensando en que iba a ampliar su recuento de banderas, la precisión constaba como ausente al pasar lista. Otros competidores pueden alinearse con la misma tesis, pero el vizcaíno realmente ha tenido posibilidades de presentar una tarjeta obscenamente baja. Pero «es golf», como repite siempre.

Y mejor que sea así ya que da pie a una jornada final que se presume será disputada a la piedra, hasta el último golpe. Las distancias pudieron recortarse hasta la mínima expresión en el 18 donde Rahm, por segundo día consecutivo, impactó con el mástil de esa bandera, esta vez desde el búnquer, a 176 metros y con viento a favor. Una ejecución «más fácil de lo que parece». Si él lo dice...

Curioso que haya influido en su juego algo que interiorizó seis años atrás, como alumno de la Blume cuando entrenaba en este Centro Nacional de Golf a las órdenes de Kiko Luna. «Odiábamos un ejercicio, que era que consideraba todo lo que no fuera calle como agua. Así que estos días, en el 5 cuya calle tiene cinco metros, la he puesto siempre en el centro», explica Jon. Su entonces entrenador recuerda otra curiosidad del vizcaíno en este campo. Le retó a jugar sólo con cinco palos en un recorrido, a su elección. Rahm hizo -8 aquella vuelta.

Hacer ruido

El domingo se juega un título que persigue. Es un aviso. «Sería mi victoria más especial hasta ahora. Ser campeón de mi país es todo un orgullo». Y para cumplirlo cree que hay alicientes que tienen que ver con el overbooking de público que hay en sus partidos. «Por lo que he visto y me han dicho, Paul y Nacho son los únicos que están metiendo putts esta semana, pero los domingos pueden cambiar las cosas». Y lo hila con un comentario asumible como reto. «Si empiezo haciendo birdies y ruido puede que les moleste porque sabrán que estoy jugando bien. Si consigo apretar, veremos de qué pasta están hechos».

CLASIFICACIÓN 3º JORNADA

1.Paul Dunne (IRL)-17
2.Nacho Elvira (ESP)-16
3.Jon Rahm (ESP)-15
-Henric Sturehed (SUE)-15
5.Brett Rumford (AUS)-14

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos