Korta cree que la regata «debió suspenderse»

En 1998 la organización aplazó la segunda jornada por las adversas condiciones y la prueba se disputó el martes

JULEN ENSUNZA

La segunda jornada de la Bandera de La Concha, con independencia del resultado deportivo y de las espectaculares imágenes que ha dejado en la retina de los aficionados, propició también momentos de máxima tensión y riesgo, sobre todo durante la regata femenina, que han abierto el debate respecto a la idoneidad o no de su disputa. La Mesa de Seguridad de la prueba, reunida tanto el sábado por la tarde como el mismo domingo por la mañana, consideró que se daban las condiciones mínimas para seguir adelante y clubes implicados como San Juan, Hondarribia y Orio también se mostraron partidarios de competir.

Dos de esas situaciones de peligro se registraron en la ciaboga con las chicas de Mecos y Deusto como protagonistas por un lado, y las sanjuandarras, a la postre ganadoras, y las oriotarras por otro. En ambos casos, con la mar zarandeando a las embarcaciones sin compasión, a punto estuvieron de colisionar. La patrona de las ‘tomateras’, Aiala Uribelarrea, cree que o bien «habría que haber retrasado la regata» o en su caso «dar la salida cada dos minutos». La timonel vizcaína explica que «el problema no era llevar la embarcación en rumbo, sino que las olas eran gigantes y en cada caída el golpe era tremendo y nos costaba un mundo arrancar. No estamos acostumbradas a una situación así».

El técnico de Kaiku, José Luis Korta, leyenda viva del remo, por su parte, tiene claro que «la regata debió suspenderse». El de Ortzaika asegura que «la seguridad de los deportistas está por encima de todo» y que «además no es lógico que tres tripulaciones del nivel de las que competían por la ikurriña, se lo jueguen todo al factor suerte». El preparador verdinegro reconoce que «he vivido situaciones complicadas en La Concha, con cambio de condiciones de una tanda a la otra como en 2005, pero nunca una cosa así. Ha habido suerte de que no se ha producido ninguna desgracia», sentencia.

En 1998 la organización de La Concha aplazó la segunda jornada por las adversas condiciones marítimas y meteorológicas y finalmente se disputó el martes siguiente con triunfo para Orio.

Fotos

Vídeos