Kilian Jornet gana la Hard Rock tras correr más de 100 km con un hombro dislocado

Kilian Jornet, durante la prueba./Salomon Running
Kilian Jornet, durante la prueba. / Salomon Running

Es su cuarta victoria consecutiva en esta prueba con un tiempo de 24 horas, 31 minutos y 38 segundos. El guipuzcoano Iker Carrera ha sido sexto

GABRIEL CUESTA

Puro hierro. Incansable. De otro planeta. No hay palabra para definir a Kilian Jornet. El hombre capaz de subir y bajar el Everest dos veces en tan solo seis días ha vuelto a demostrar que está hecho de otra pasta. El corredor se ha impuesto en la Hard Rock (160 kilómetros en la cordillera de San Juan, al sur de Colorado) tras correr casi toda la prueba con un brazo en cabestrillo tras dislocarse el hombro al caer en una bajada cuando aún quedaban 140 kilómetros. «No es la primera vez», dijo con una sonrisa entre los labios a su llegada a meta. Con ellos después besó la roca con un carnero grabado, el símbolo de la tradición minera en la región. Aún tenía fuerzas tras un esfuerzo de 24 horas, 31 minutos y 38 segundos.

La Hard Rock es una carrera muy exigente. Presenta 160 kilómetros de recorrido con 20.772 metros de desnivel acumulado. Su recorrido consta de 13 picos de más de 3.700 metros que sus participantes tienen que escalar. El Handies Peak, a 4.218 m, es el punto más alto del trayecto. Kilian lleva cuatro triunfos consecutivos. Ya había debutado en 2014, año en el que ganó con récord: 22 horas, 41 minutos y 35 segundos. También en en 2015, batiendo de nuevo su marca. En 2016, compartó victoria con Jason Schlarb.

En esta ocasión Jornet tomó la cabeza de carrera al inicio, compartida con el guipuzcoano Iker Carrera, que acabaría retrasándose por problemas estomacales y acabaría sexto. Incluso la ventaja de los dos españoles llegó a los 8 minutos sobre sus perseguidores a los 55 kilómetros. Poco después el corredor catalán fue atendido por los médicos, un tiempo gastado que le hizo perder momentáneamente el liderato. Con el brazo pegado al pecho y un bastón de ayuda, volvió a ser cabeza de carrera. Un puesto por el que peleó junto a Mike Foote y Joe Grant hasta que entró como líder a Chapman tras 19 horas y 36 minutos de la prueba. Ya no le darían alcance. Nada ni nadie puede con el inconmensurable Jornet. Su próximo reto será la Sierre Zinal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos