Kerman Lejarraga defenderá su título europeo frente a Bradley Skeete en Bilbao

Kerman Lejarraga defenderá su título europeo frente a Bradley Skeete en Bilbao

Quien se ajuste el cinturón welter el 24 de marzo en el Bilbao Arena está llamado a ser requerido por un campeón del mundo en 2018

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Aún se perciben las vibraciones provocadas por los suspiros de alivio de MGZ, la promotora que ganó la subasta para traer el 24 de marzo al Bilbao Arena el Europeo del peso welter, al terreno de un Kerman Lejarraga al que también estaba afectando el nerviosismo. Primero fue el poseedor del título, Mohamed Mimoune, el que mareó la perdiz antes de dejar vacante su trono. Confirmando el 'Revólver' como coaspirante, sus mentores tuvieron que pagar un precio elevado para que Ahmed El Mousaoui, el otro retador, aceptara acercarse por el botxo. Otro que cambió de parecer en el último momento. La EBU tomó cartas en el asunto y colocó en el cartel a Bradley Skeete quien ayer mismo devolvía firmados los contratos que garantizan la disputa del campeonato de Europa en Miribilla.

El alivio tiene más que ver con la parte logística. Camino ya de las 6.000 entradas vendidas, «todo el mundo nos preguntaba lo que pasaba y había muchos nervios», reconoce Txutxi del Valle, preparador de Kerman y uno de los socios de MGZ. Pero a diferencia de los púgiles franceses que acabaron pasando del asunto, en el rincón del británico tofo ha sido «muy rápido». Ha habido que ajustar algunos flecos (número de integrantes del equipo, tipo de guantes o exigencias hoteleras), pero 'Super' Skeete peleará por la bolsa establecida, ligeramente superior a los 40.000 euros.

En lo deportivo, Lejarraga se va a topar con un púgil que le supera en siete centímetros de altura, con la correspondiente envergadura. «Ha sido saber por fin con quien peleará y recuperar la tranquilidad. La preparación lleva el camino previsto y ahora sabemos que enfrente estará un rival más duro que El Mousaoui, de estilo contrapuesto ya que busca pegar y salir. Kerman ya peleó en Estados Unidos con el 'Bachata' Andreu que era de similar altura. No será problema. Habrá que centrarse en limitarle el ring para que no se vaya, para que Kerman consiga fijarle lo máximo posible en una distancia más corta», añade Del Valle.

Está en juego el título Europeo welter y mucho más. Todo apunta a que el ganador del litigio del 24 de marzo será reclamado durante 2018 por alguno de los boxeadores que ostentan títulos mundiales para realizar alguna defensa voluntaria. Skeete está por ese motivo un tanto enojado. A estas alturas de la función esperaba ser ya campeón planetario. Rezumaba optimismo cuando el australiano Jeff Horn, que arrebató el cinturón a Manny Pacquiao, le reclamó para un combate de ultramar. Pero se lo pensó mejor y cambió al londinense por Corcoran, y ahora se prepara para pasar el filtro del invicto Terence Crawford, que tras unificar los títulos del superligero sube al welter. «Horn me evitó descaradamente. Mi estilo daría problemas a cualquiera. Luchar contra mí es un gran riesgo con poca recompensa», se quejó el británico.

Con una marca de 27-1 (única derrota ante Frankie Gavin en su primer asalto a los títulos británico y de la Commonwealth), Bradley Skeete es un púgil de largo recorrido. Comenzó con el noble arte en el club Earlsfield al que le acercó su padre y en quince años atesoró un récord amateur de 72-22. Desde su debut en el boxeo de pago en 2010 toda su carrera se ha desarrollado en Londres, con ocasionales actuaciones en Birmingham, Cardiff y Essex. Su visita al Bilbao Arena supondrá su primera pelea fuera de Gran Bretaña. En su palmarés figuran además cinturones de promoción, como continentales WBO y el Intercontinental WBA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos