El Himalaya se queda huérfano

Miss Hawley entrevista a Edurne Pasaban antes de una expedición/FERNANDO J. PÉREZ
Miss Hawley entrevista a Edurne Pasaban antes de una expedición / FERNANDO J. PÉREZ

Fallece a los 94 años Elizabeth Hawley, la mujer que validaba las ascensiones a los ochomiles desde 1963

Fernando J. Pérez
FERNANDO J. PÉREZ

La periodista estadounidense Elizabeth Hawley, conocida como ‘la notaria del Himalaya’ falleció ayer a los 94 años en el hospital de Katmandú en el que fue ingresada hace una semana con una neumonía. La mujer, cuyo visto bueno sirvió durante décadas como auténtico certificado para que un montañero pudiera decir que había coronado un ochomil del Himalaya, falleció de madrugada en el Hospital CIWEC de la capital nepalí.

Miss Hawley era una personalidad única y peculiar, pero sobre todo muy respetada en la comunidad alpina. Su temperamento era bien conocido por los alpinistas que sufrieron sus ‘interrogatorios’ y sus temidas preguntas-trampa. Su vida tranquila y meticulosa en Katmadú desde que llegó a la capital nepalí en 1960 contrastaba con el halo de leyenda que le perseguía. De ella se llegó a decir que su trabajo de periodista era una tapadera para su condición de espía y se le atribuyeron amantes como Edmund Hillary o Reinhold Messner.

Nada más lejos de la realidad. A esta mujer de aspecto frágil y fuerte carácter solo la temían quienes habían mentido en un ochomil. Pese a no haber pisado nunca un campo base, miles de entrevistas le habían dado un conocimiento único de cada serac, cada roca, cada recodo de todas las rutas a las grandes montañas del Himalaya. Sus exhaustivas entrevistas a toda expedición que llegaba a Katmandú -no dudaba en cruzar Katmandú en su mítico ‘escarabajo’ azul de 1965 hasta el hotel donde se hospedaba el grupo - le permitía descubrir cuándo un alpinista intentaba mentirle. Y, entonces sí, sacaba todo su genio y la batería de preguntas-trampa hasta dejarle en evidencia.

Pese a todo, ella siempre rechazó cualquier oficialidad al visto bueno que daba a las ascensiones. Cuando descubría una mentira o las explicaciones de un alpinista no le convencían, ella se limitaba a indicar en su expediente que la cumbre era «disputed» (en disputa). Así ocurrió en el Kangchenjunga con la coreana Oh Eun-Sun, que en 2010 le despojó de la condición de primera mujer en ascender los 14 ochomiles para dársela a Edurne Pasaban.

Nacida en Chicago, Illinois el 9 de noviembre de 1923, se graduó con honores en Historia en la Universidad de Michigan. Comenzó a trabajar de periodista en 1946 como reportera de investigación en la revista ‘Fortune’ de Nueva York, lo que le permitió viajar por Estados Unidos, Canadá y Brasil. En 1957 dejó la revista para iniciar un viaje alrededor del mundo durante dos años. Conoció decenas de países de Europa del Este, la Unión Soviética, Oriente Medio, Asia... entre ellos Nepal. Finalizado el periplo, decidió que quería vivir en el extranjero y en septiembre de 1960 se trasladó para siempre a Katmandú.

Himalayan Data Base

En la capital nepalí trabajó primero para las revistas ‘Time’ y ‘Life’ y finalmente se convirtió en la corresponsal de la agencia Reuters en 1962. Su conexión con el mundo del alpinismo comenzó un año después, al cubrir la expedición estadounidense de 1963 que realizó la primera ascensión de la arista oeste del Everest. A partir de ese momento comenzó a documentar todas las expediciones que llegaban a Katmandú, no solo para ascender los ochomiles, y sus crónicas convirtieron en biblias de consulta las revistas en las que colaboró: ‘Himalayan Journal’ y ‘American Alpine Journal’. El rigor que siempre presidió su trabajo y la magna labor documental realizada durante casi seis décadas fueron reconocidos en 2014 por el Gobierno de Nepal dando su nombre a una montaña de 6.182 metros cerca del Dhaulagiri.

Su trabajo se prolongó hasta poco antes de su muerte -«Me retiraré cuando me muera. Es posible que sea lo mismo», aseguró en su día-, aunque formalmente lo había dejado en 2016. Fue cuando el equipo que había creado años antes, dirigido por la alpinista y periodista alemana Billi Berling, tomó el relevo para continuar con un legado documental único que actualmente se puede consultar de forma gratuita en la aplicación The Himalaya Data Base.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos