Jon Fernández confirma que él es el castigo

Jon Fernández golpea a su oponente. / BORJA AGUDO

Se hace con el WBC Silver por k.o. técnico al destrozar el pómulo izquierdo a Podolski en un combatte durísimo

J. M. CORTIZAS

Yo soy el castigo. Así reza una de las estrofas de la canción con que Jon Fernández accede al ring. Predica con el ejemplo. Es un tormento. Lo ha sido para los 14 rivales a los que ha hecho pasar por caja.Ayer le tocó a Alexander Podolski, sin duda el oponente que más le ha hecho trabajar en su carrera en el boxeo de pago. Soportó cantidades ingentes de ataques a su rostro, respondió, se revolvió y aunque siempre fue a remolque en la puntuación, el ruso hizo aflorar las primeras muecas de dolor en el rostro del vizcaíno. Le hizo superar su barrera de cinco asaltos, pero a la conclusión del sexto claudicó con el pómulo izquierdo literalmente reventado. Otro cinturón, el WBC Silver para la colección del de Etxebarri.

Un combate vibrante, duro, en el que ‘Jonfer’ se arrancó con el guión ya conocido. Esa zurda que causa estragos, una desbrozadora que va abriendo camino ante la que ningún rival ha logrado sobrevivir. Fue el combate, mientras duró, una sucesión de autoridad, de iniciativa del pupilo de Lou DiBella en el mercado americano. Sin embargo, no conectar la mano definitiva, y eso que las metió de todos los colores y tamaños, llevó al vizcaíno a verse también sometido al precio del intercambio. En el segundo le desarmó, le persiguió, le tuvo maduro,pero el ruso soportó el castigo como el gran fajador que es.

Más de lo mismo en adelante. Podolski se revolvía y salía airoso, al menos vivo, de los peores momentos. Eso pareció desconcertar a Jon Fernández. Dudó en ocasiones y se quedó en una distancia peligrosa con el consiguiente recibí. Muy valiente el ruso, intentaba llevar al a la postre campeón WBC Silver a un terreno menos explorado. Tiene el entrenado por Tinín Rodríguez una esgrima impecable en la esquiva. Menos mal. Volaban manos de Podolski que no impactaban por ese saber hacer del de Etxebarri. Cualquiera de ellas podía suponer una dosis de cloroformo. Se apartó de su radio de acción o las rodó con inteligencia. Y acto seguido, la izquierda entrando como el cuchillo en la mantequillas y vuelta a empezar.

En el cuarto asalto el árbitro restó un punto a ‘Jonfer’ por un cabezazo involuntario y equilibró instantes después amonestando también al ruso. Ese fue el punto de inflexión. Podolski quiso aprovecharlo, sabedor de la demora que llevaba en las tarjetas, y vimos por primera vez a un campeón de España sujeto a la precaución. Recibió el quinto round con un uno-dos en el que su directo de derecha dio en la diana. Cuenta de protección para el derribado Podolski. En el sexto, quiso el vizcaíno rematar la faena. Pero lo que aguantó su rival camino de su perdición. Y murió matando, soltando mandobles, tratando de ir en vano a por un objetivo al que ya no veía con claridad con su pómulo destrozado. El médico intervino y le dejó acabar el sexto asalto. Y ya no volvió.

Tercer título para Jon Fernández, que micrófono en mano prometió que «habrá más». Campeón del mundo Junior, de España y ahora de la WBC Silver. Sigue invicto, ampliando su caché y apuntando a coronas en las que le esperan peligros enormes. Está preparado.

El cartel contó con espacio estelar para el boxeo femenino con la disputa del segundo cinturón WBC Silver de la velada, en la distancia de los superwelter. Batalla encarnizada entre la excampeona mundial, Maria Lindberg e Inna Sagaydakovskaya. La sueca sufrió un punto de penalización en el segundo round al provocar un corte en la sien a la rusa, que convivió hasta el décimo asalto con una hemorragia imposible de ser taponada. Fiel a su apodo de ‘Ice Queen’, ésta se fue a por el título y, aunque su esgrima era más lenta fruto de su mayor corpulencia, insistió y acumuló puntuaciones favorables en la tarjeta de los jueces hasta ser coronada por unanimidad (97-92, 97-92, 96-93) en una pelea noble que las dejó exhaustas.

En el resto de la velada profesional, en cuyo desarrollo se homenajeó a Carlos San José, expresidente de la Federación vizcaína, quien compartió presencia en el ring con el ocho veces campeón del mundo Javier Castillejo, el ‘Ratón’ Pérez, bético de pura cepa que llegaba precedido del apoyo del vestuario del conjunto verdiblanco, recibió un veredicto nulo en su litigio con el ligero ruso He Su Kahn tras un borroso y atropellado ejercicio boxístico durante ocho asaltos. Y el ecuatoriano Carlos Ramos, en el límite superwelter, careció de oposición ante el nicaragüense Lesther Cantillano, al que endosó su sexta derrota consecutiva, si bien falto de pólvora no logró hacerle caer pese a la claridad de las manos que le conectó.

Temas

Boxeo

Fotos

Vídeos