Dura réplica de la Federación Guipuzcoana a Txikon

Alex Txikon, durante su apuesta con Iñaki Arratibel. /GS
Alex Txikon, durante su apuesta con Iñaki Arratibel. / GS

«La situación de la Edad Media que menciona la provocó él mismo», señala la Federación en una dura nota

IÑIGO GOÑI

Los responsables de la Federación Guipuzcoana de Herri Kirolak han publicado una respuesta al escrito de Alex Txikon en el que criticaba la labor federativa y de sus árbitros en la apuesta que le enfrentó a Mikel Larrañaga el 1 de julio en Azpeitia.

En la nota, la Guipuzcoana afirma recibir «con disgusto y decepción las declaraciones» de Alex Txikon. Subraya que «son los contendientes quienes se hacen responsables únicos de la organización material de la prueba. La federación se encarga única y exclusivamente del control deportivo del evento». El reglamento de la prueba no lo establece la Guipuzcoana insisten, sino los propios contendientes y la labor de los jueces, que es lo que se pide a las instancias federativas, no es otra que hacer cumplir ese reglamento.

En la apuesta entre Txikon y Larrañaga «acordaron, puesto que así está estipulado, que mientras estuvieran corriendo los deportistas no podrían recibir ayuda del ‘exterior’. Son únicamente los ayudantes quienes pueden facilitarles ropa, agua, refrescos, suplementos vitamínicos... y previo consentimiento mutuo. Siempre, claro está, que sean productos permitidos en una prueba deportiva».

La Federación rebate a Txikon y dice que es «absolutamente falso que los jueces le impidieran recibir cualquier producto o sustancia permitida que le facilitara su esfuerzo y que proviniera de sus ayudantes».

«La Federación es neutral»

La Guipuzcoana entiende que Txikon no preparó de forma adecuada el desafío. «Si Alex Txikon sufrió un desfallecimiento, se debió exclusivamente tanto a su defectuosa preparación previa como a la actitud de sus asistentes, que permitieron que llegara a tal estado de extenuación. Los propios jueces federativos recomendaron que abandonara a los ayudantes de Txikon».

En el último párrafo del escrito, la Federación cree que la situación vivida en la plaza de toros de Azpeitia se debió a la mala toma de decisiones del propio Txikon y su equipo. «En cuanto a ‘intereses federativos’, que también el señor Txikon menciona en sus declaraciones, es bien sabido que esta federación es, siempre, absolutamente neutral; por tanto, es absolutamente falso que esta entidad defendiera ‘no se sabe qué intereses’ que, de manera injusta, indica. La situación de Edad Media que el señor Txikon manifiesta en los medios de comunicación la provoca él mismo sabiendo que tenía costillas fisuradas, faltando así al respeto al público asistente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos