Remo

Discrepancias federativas complican la disputa del Nacional en Mundaka

Remeros del Kaiku celebran el proclamarse Campeones de España de Traineras, en la regata celebrada en Castro./E.C.
Remeros del Kaiku celebran el proclamarse Campeones de España de Traineras, en la regata celebrada en Castro. / E.C.

Salvo que hoy se produzca un giro de 180 grados, pareceque la Española se verá obligada a suspender finalmente la prueba

J.E.

El campeonato de España de traineras de este año se ha convertido en un auténtico despropósito. Si en las dos temporadas precedentes su organización había dejado mucho que desear, el cambio de dirigentes en la Federación Española -Luis Miguel Oliver ha sustituido en la presidencia a Fernando Climent-, lejos de solucionar el problema lo ha agravado considerablemente. De hecho, a falta de cinco días para que llegue la fecha prevista -5 y 6 de agosto-, solo un giro de 180 grados en la situación puede evitar que se suspenda. A última hora de ayer el asunto parecía tener difícil solución, pero en el remo todo el posible.

Y eso que durante buena parte de la jornada todo hacía indicar que los esfuerzos del presidente de la Asociación de Clubes de Traineras -ACT-, Borja Rodrigo, así como de algunos clubes y responsables de la Vasca para intentar salvar la prueba habían llegado a buen puerto. Tras infinidad de conversaciones cruzadas vía móvil tratando de encontrar una sede alternativa en Euskadi que sustituyese a Castro -la Cántabra renunció entre semana-, Mundaka mostró su disposición a albergar la cita.

La Vasca no está dispuesta a asumir todos los gastos que conlleva la firma del convenio de organización

El hecho de ofertar una competición de primer nivel en el corazón de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai resultaba atractiva para la comarca, pero el globo se desinfló por la tarde. ¿La razón? El convenio de colaboración que debía firmar la Vasca para organizar el entorchado y que también fue uno de los argumentos esgrimido por la Federación Cántabra para echarse finalmente atrás. El texto obliga al estamento autonómico a adquirir una serie de gastos que no tenía previstos inicialemente en su presupuesto y que no está dispuesto a afrontar «bajo ningún concepto», aseguraron fuentes cercanas a la negociación.

«No tiene ningún problema en hacer un esfuerzo para salvar el campeonato con un balizaje de plenas garantías y un arbitraje a la altura del evento, pero no tiene intención de asumir todo el resto de requisitos exigidos en el convenio ya que es una situación especial que le ha llegado de rebote», explicaron. Por tanto, la pelota está ahora en el tejado de la Española, que si no acepta un compromiso puntual de mínimos y se enroca en mantener el documento íntegro como condición ‘sine qua non’, el campeonato parece abocado a la suspensión. Mundaka espera la decisión y también los clubes.

La no celebración del Nacional supondría un serio contratiempo en la planificación para las tripulaciones punteras de la Liga Eusko Label que estarían quince días sin competir. Urdaibai, campeón de Euskadi; Hondaribia, Orio, Kaiku y Zierbena tienen intención de acudir al campeonato de España, si finalmente se celebra y habrá que ver que decisión tomarían Astillero y San Juan. Más complicada se presentaría la situación en el caso del Nacional femenino, dado que las tripulaciones vascas tienen jornada de la Liga Guipuzcoana de traineras el sábado en San Juan y están obligadas a acudir a la misma.

Fotos

Vídeos