Golf

Los cielos favorecen a Rahm en la primera jornada

Rahm, ayer en el campo de Royal Birkdale.
Rahm, ayer en el campo de Royal Birkdale. / AFP

Los cuatro españoles, García, Larrazabal, Rahm y Cabrera Bello inician hoy sus recorridos a primera hora de la tarde

IÑIGO GURRUCHAGARoyal Birkdale

La buena noticia de la mañana es que las páginas deportivas de los diarios británicos dejan de referirse a Jon Rahm como 'el nuevo Seve' y que apenas se ocupan del golfista vizcaíno. Es, según The Times y el sentido común, uno de los cincuenta en la larga lista de aspirantes a ganar The Open y, como ocurre en los otros tres grandes torneos del circuito del golf -Masters, US Open y PGA-, comienza sin un claro favorito.

La otra novedad es que lluvias torrenciales en la tarde de ayer, tras el último recorrido de prácticas de Rahm y Sergio Garcia, y persistentes durante la noche y primera hora de la mañana han dejado el campo de Royal Birkdale menos duro de lo que estaba tras una semana de clima seco y caluroso. La bola correrá menos en las calles, neutralizando la ventaja ya relativa de los grandes pegadores.

Si el golf de links es diferente por el viento y la lluvia, esta 146 edición de The Open tendrá los ingredientes tradicionales de la competición. La lluvia ha amainado y se espera que las nubes dejen de descargar a lo largo de la mañana. Según el pronóstico del tiempo, Rham saldrá con cielos despejados y sol del tee del 1, a las 15.59, hora española, en compañía del americano Patrick Reed y del inglés Lee Westwood. Viento del este moderado, de unos 20 kilómetros por hora, irá cambiado hacia una dirección nordeste y perdiendo fuerza a lo largo de la tarde.

Sergio García, que ha subido en las apuestas como uno de los favoritos, saldrá a las 14.04 con dos estrellas del circuito americano, el australiano Jason Day y el americano Zac Johnson, que ganó The Open, hace dos años, en el campo de St. Andrews. Pablo Larrazabal formará trío con Berger e Ikeda a las 15.26, y Rafael Cabrera Bello- a las 16.21, con Hend y Watson- jugará los últimos hoyos con la oscuridad acechando.

No solo la bola

El pronóstico del tiempo más allá de las 24 horas en este litoral de la costa del noroeste de Inglaterra no suele ser fiable. Tampoco la sabiduría local. Voluntarios de Southport, la ciudad que tiene en su borde sur el Royal Birkdale, descartaban ayer los pronóstico científicos que habían previsto chubascos asegurando que con la brisa de ayer nunca hay lluvias en la comarca, que tampoco conocería tormentas. Una hora después, había lluvias torrenciales acompañadas de rayos y truenos.

Pero si los pronósticos científicos se cumpliesen, los españoles agrupados en el tee inicial mañana entre las 9 y las 11 jugarán con vientos de más de 30 kilómetros por hora, mientras que los tríos que juegan más tarde tendrán riesgo de leves lluvias y vientos con una velocidad de 18 kilómetros por hora. El sábado, una vez hecho el corte, se pronostican brisas más suaves y chaparrones. Y el domingo se decidiría The Open de nuevo con una brisa y esporádicas lluvias fuertes.

En un deporte que, tras la decadencia de Tiger Woods y a diferencia del dominio de los cuatro grandes del tenis, ya no tiene claros favoritos sino que divide sus triunfos entre un grupo amplio de golfistas, The Open añade la lotería de que los cambios en el clima a lo largo de una jornada afecten a un grupo más que a otro. El golf de links no solo consiste en pegar bien a la bola. Paraguas, ponerse y quitarse ropa, interpretar cómo circula el viento en cada hoyo complica el juego conectándolo con la naturaleza.

Fotos

Vídeos