El ‘Chulito’ Pardal iba muy en serio

El ‘Chulito’ Pardal iba muy en serio
Luis Ángel Gómez

Ibon Larrinaga pierde su cinturón WBC Mediterráneo por k.o. técnico en el segundo asalto

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

«No ha sido mi noche». Lo decía resignado Ibon Larrinaga, mientras agarraba la mano de la diputada foral, Lorena Bilbao. Micrófono en mano, ante su verdugo, Aritz Pardal, resumía la frustración, el duro revés sufrido en su intento por defender y mantener el título Mediterráneo WBC que había conquistado en La Rochelle. Se topó con un oponente superior, furibundo, que fue sentirse tocado, alcanzado y no mellado en los primeros compases del combate e irse arriba para ser él quien testara la integridad del que peleaba en casa. Un mazazo al que no estamos acostumbrados por estos pagos. Jarro de agua fría.

Todo parecía dispuesto para un pulso cerrado, ajustado, que ambos oponentes habían calentado prometiéndose eso, salir con la cara caliente del cuadrilátero. Sonó el gong y ‘Larri’ hacía lo que debía. Lectura correcta del guion, interpretación exacta de sus propósitos. Ganaba la marca imaginada en la lona y desde ella se movía con criterio. Analizando, tocando y saliendo, maneras. ‘Pura Vida’ atendía al rincón. Sin prisa. Estaba programado para una carrera de fondo que nunca sucedió.

Un crochet de izquierda doblado con un uno-dos. El público comenzó a moverse expectante. Pero eran cartuchos con escasa pólvora. ‘Chulito’ Pardal, oriundo por parte materna de Arrasate aunque valenciano por todos sus costados, abría los brazos y negaba el daño con la cabeza. Decidió mover ficha y se acabó lo que se daba. Superado, Larrinaga se fue al suelo con una serie al final del primer asalto. La campana le dio una segunda oportunidad. Eso parecía. Pardal no. Nueva y definitiva andanada, con otra cuenta y el árbitro entendió que el getxotarra no ofrecía visos de recuperación. Primera derrota, por k.o.técnico en el segundo asalto y el cinturón que cambia de dueño.

Un vendaval barre a Haritz López

‘Pura ‘Sangre’ Gómez fue un vendaval y barrió del ring a Haritz López de La Calle. El de Astrabudua arrancó ansioso y dominador. Se hizo con el primer asalto aunque su oponente ya le adelantó dos recados con la zurda. El valenciano se rehizo, fue a más y acabó demoliendo a Haritz hasta que su amiko Kerman Lejarraga le arrojó la toalla en el tercer asalto.

Diego Valtierra cede por oficio

El boxeo directo de Diego Valtierra duró lo que su aguante cuando Adrián Rodríguez puso la diana abajo, marcándole las costillas y buscando limitar su fuerza. Fue una victoria consumada por oficio, acabando el madrileño mucho más entero que el de Algorta, quien recibió una decisión dividida en contra.

Victoria justa de Peláez ante Luna

El combate menos vistoso de la reunión, sin golpes claros ni contundencia. De más a menos, ‘King’ Luna le cedió espacio e iniciativa a un Brian Peláez que con tres peleas más que su rival acertó en su boxeo de punteo, de anotarse muescas en las tarjetas de los jueces hasta ganar a los puntos, aunque sin unanimidad.

Violeta González, por la vía rápida

La pelea puso en pie a los aficionados. Violeta cazó a su rival a los diez segundos de la función. Paloma Ramos, valentísima, se rehizo y dio cuanto pudo, tratando de llevar a la de NeskaBox a la distancia corta, a la muga del peligro. Pero la superioridad de González se consumó con una segunda cuenta y un k.o. técnico en el quinto round.

Cuerpo y pegada proyectan a Míguez

Tercera victoria de Jon Míguez, esta vez sintiendo también el sabor amargo de una cazada. Siempre superior, tumbó a Gandarias en el tercer asalto, pero cuando buscaba rematarlo se comió una contra y quedó él sentado. Aprendió laa lección y en el cuarto round volvió a derribar al riojano y acabó parando la pelea el árbitro.

Temas

Boxeo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos