Mundial de China

Una medalla de plata «más que digna» para las alavesas del Badaiotz

El equipo alavés durante la disputa de la final. /EL CORREO
El equipo alavés durante la disputa de la final. / EL CORREO

El club alavés Badaiotz femenino se proclama en China subcampeón del mundo de sokatira en 500 kilos

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Ruth Linaza atiende al teléfono a EL CORREO a pesar de las difíciles condiciones para comunicar con China. «Es una plata más que digna. Nos sentimos muy felices», comentaba emocionada. La tiradora de Lemoa representa el espíritu combativo del equipo alavés Badaiotz, un grupo de mujeres que tiran con piernas, cadera, brazo y corazón. Desde el año 2000 empezaron a conquistar los podios de media Europa en cada campeonato mundial situando a Álava y Euskadi en el mapamundi de la sokatira.

Parece mentira que un territorio tan pequeño tenga unas deportistas tan grandes, pero en el cuello de estas mujeres las preseas empiezan a ser colección. Tantas como trece como club, seis oros y siete platas, un número que para nada resulta maldito, al que suman dos bronces como Basque Country. El mérito es creer y controlar mentalmente una competición de mucho desgaste.

El jueves, sin embargo, en el peso de 540 kilos las cosas no salieron bien. La quinta plaza les hizo venirse abajo. «No sé las razones exactas, pero hicimos cosas que normalmente no solemos hacer», reconoció la deportista. «Serían los nervios, el cambio horario y toda la tensión acumulada, pero sabíamos que lo podemos hacer mucho mejor. Lo hemos demostrado en el peso de 500 kilos con esta plata que nos sabe a gloria», explicó Linaza, que no entró en detalles del problema fundamental al que se enfrentaban en el peso grande. Y es que las tiradoras del club alavés compitieron con casi 50 kilos menos, lo que significa conceder demasiado a las rivales.

Todo cambió en el peso menor, los 500 kilos, donde Badaiotz se muestra como un equipo compacto y difícil de batir. Tras superar la adversidad y realizar una terapia de grupo ‘express’, todas se conjuraron para volver a ser ellas, las que ya han conquistado títulos mundiales y las que no abandonan la ambición.

Potencia y sufrimiento

Ellas son sinónimo de potencia, fuerza, pero sobre todo capacidad de sufrimiento, dejando en la cuneta a la mayoría de clubes asiáticos, potencias en esta disciplina deportiva, hasta plantarse en la final ante el vizcaíno club Gaztedi de Laukiz, reeditando la final de la competición vasca donde las vitorianas se llevaron el premio final. «Han estado imparables. Todo lo contrario que sucedió en el campeonato de Euskal Herria, donde fuimos superiores y vencimos con autoridad», rememoró Linaza. «Ellas, con el impulso del oro en 540 kilos, venían muy fuertes. Esta plata nos deja un buen sabor de boca, la sensación de haber hecho las cosas muy bien. Una plata muy honrada por diferentes circunstancias», relató orgullosa la tiradora del club alavés.

En la ciudad china de Xuzhou, el mundial se había preparado para los éxitos de sus doce clubes participantes, pero el tsunami vasco ha arrasado con todas las previsiones, sumando un total de nueve medallas entre los seis clubes participantes. «Hemos dado un efecto fuerte. La sokatira en Euskadi está bien reconocida y es la única modalidad de las 18 con que cuenta el herri kirolak que tiene este carácter internacional y nos sitúa a nivel mundial. Estamos muy satisfechos con los logros de nuestros y nuestras deportistas», respondía el presidente de la federación vasca de herri kirolak, José Antonio Lopategi, en declaraciones a este periódico.

Con un broche tan espectacular en lo que se refiere a la participación por clubes, el fin de semana se abre para el concurso de selecciones oficiales donde, en categoría femenina, Badaiotz será el representante de Basque Country, completando el peso grande de 540 kilos para la jornada de hoy. El combinado vasco se completará con tiradoras del Gaztedi para poder tener un equipo más competitivo. Mañana se cerrará la participación mundialista con la competición en 500 kilos.

Enfrente esperan ya las grandes potencias mundiales, China Taipei y China continental. Rivales conocidas para Badaiotz, que generan respeto pero no miedo. No en vano, en ambos pesos, las alavesas lograron dos bronces hace dos años en Volendamn (Holanda) en lo que fue la primera presencia de Euskadi como selección oficial. El reto es repetir la hazaña.

Las reacciones

Quinta plaza
«Hicimos cosas que no solemos hacer, pero sabíamos que lo podemos hacer mucho mejor»
Contentas
«El Gaztedi ha estado imparable. Esta plata nos deja la sensación de haber hecho las cosas muy bien»
Antonio Lopategi
«Desde la Federación estamos muy satisfechos con los logros de nuestras deportistas»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos