Ciudad del Fútbol de Las Rozas

Tres anfitriones para una fiesta... tras retrasarse la moción de censura

Ángel María Villar, en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas durante el cocktail navideño. /R. C.
Ángel María Villar, en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas durante el cocktail navideño. / R. C.

Villar, Rubiales y Llorente acaparan las miradas en el cocktail navideño de la FEF posterior a la junta directiva que decidió modificar la fecha inicial del 16 de enero

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Fue una mañana agitada en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Se celebró la última junta directiva de la Federación Española de Fútbol (FEF) en 2017 y en ella se acordó aplazar sin fecha la Asamblea General Extraordinaria del 16 de enero, en la que se trataría la moción de censura presentada por Luis Rubiales contra Ángel María Villar, obligado a dejar la presidencia de manera cautelar en manos de Juan Luis Larrea.

En la nota se habla de que la fecha «se determinará una vez que la Asamblea General se encuentre totalmente constituida». Todo ello, con el fin de garantizar «la correcta constitución de la Asamblea General, los derechos de los promotores de la moción de censura y el derecho de defensa del presidente de la FEF». Asímismo, se anunció «la convocatoria de elecciones parciales el 29 de enero de 2018, para la cobertura de las vacantes en la Asamblea».

Más información

Los asambleístas que deberán ser elegidos el próximo mes son: tres miembros en el estamento de futbolistas que participan en competiciones de ámbito estatal y carácter profesional; un miembro en el estamento de entrenadores de clubes que participan en competiciones de ámbito estatal y carácter profesional; un miembro en el estamento de entrenadores de carácter no profesional; un miembro en el estamento de futbolistas de carácter no profesional de la circunscripción de Valencia y otro de Navarra; y un miembro en el estamento de futbolistas profesionales de la comisión delegada de la Asamblea General.

Elecciones parciales el 29 de enero

Después de la junta directiva algunos dirigentes, como el presidente del Sevilla, José Castro, no se presentaron al cocktail navideño con presidentes de territoriales, miembros de la comisión delegada, del Comité Técnico de Árbitros (CTA) o del Comité Tecnico de Entrenadores, ya que se marcharon a sus ciudades, mientras que algún otro, como Ángel María Villar, compareció cuando no estaba en la lista de invitados. Fue una sorpresa a medias, ya que muchos trabajadores de la institución temían que pudiera suceder. No todos (especialmente los presidentes de algunas territoriales) fueron a saludar al abogado bilbaíno, que accedió al salón unos minutos antes de que Larrea pronunciase su discurso navideño después de las 15:00 horas.

Ángel María Villar, compareció cuando no estaba en la lista de invitados y se cruzó con Rubiales, promotor de la moción de censura contra el abogado... y el presidente en funciones, Larrea

«No le he saludado. Le he visto de lejos. Él tampoco ha venido a saludarme. No creo que haya terminado nada. Creo que tenía que haber venido. O mejor dicho, creo que no tenía que haber venido. En primer lugar porque no estaba invitado. En segundo lugar porque es una situación incómoda. A mí me han entrado ganas de marcharme. He estado a punto de darle mi discurso y marcharme», dijo Larrea a Cope antes de explicar que Villar «ha venido a la Federación varias veces y como sabe dónde están los despachos de los empleados está con ellos. Tiene buena relación porque ha estado muchos años en la casa. A Villar le he considerado mi hermano, y los hermanos también riñen. La última vez que hablé con él le pedí que no fuera más a la Federación, y la verdad es que no volvió hasta la comida. Pensaba que el camino que había tomado era el de hablar con los medios, pero ahora veo que no».

Lo hizo pocos minutos después de hacerse una foto con los seleccionadores de las distintas categorías (Lopetegui, Celades, Santi, Vilda...), esperando que pasase el efecto de la presencia en la sala de Villar, que se comportó con mucha naturalidad pese a que Larrea le había pedido que dejara de pasarse por la sede de Las Rozas por las tensas situaciones que creaba. Una de ellas se produjo con Rubiales, con quien no se saludó, y también con Manuel Llorente, expresidente del Valencia y que también aspira a sucederle en un futuro.

Todos se ven en Rusia

Los temas de conversación de los presentes (estaban Emilio Butragueño y Raúl González como representantes del Real Madrid y otros como David Aganzo estrenándose como presidente de la AFE) fueron variados: el clásico, la utilización del VAR por parte de los colegiados (tema recurrente por la presencia de Victoriano Sánchez Arminio, presidente del CTA, o Gil Manzano), el ‘ofrecimiento’ a Rajoy para ayudar al cuerpo técnico de la absoluta o el próximo Mundial. De lo que no hay dudas es de que «España estará en el Mundial de Rusia».

Larrea aseguró a los medios: «Estamos sembrando una alarma que es absolutamente incierta. Nadie ha amenazado con suspender nada ni echarnos de ningún sitio. Estamos clasificados», concluyó, antes de que Fernando Hierro, actual director deportivo de la FEF, también apelase a la tranquilidad, en la misma línea que lo dicho por Lopetegui horas antes en Logroño: «Confío en la sensatez y en que todo el mundo va a estar a la altura de las circunstancias, sin ningún tipo de dudas».

Rubiales lamenta el aplazamiento y las formas de la Junta Directiva

Luis Rubiales lamentó el aplazamiento de la moción de censura que ha interpuesto contra Ángel María Villar. “No me ha sorprendido porque no me sorprende nada de estos señores. Lo único que pretenden es demorar, desprestigiar e impedir el voto de algunos asambleístas. Si demoran tanto la Asamblea, no se podrán votar algunos asuntos, como las cuentas o los presupuestos”, comentó a Sportyou. "Sigo pensando que voy a ganar. La Asamblea saldrá antes de lo que piensan Larrea y algunos de la Junta. Ellos quieren llevarla a mayo, pero estoy convencido que será muchísimo antes”. Rubiales ni siquiera fue convocado a esta Junta Directiva, a la que pertenecía como presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). “A mi ni me han convocado. Como he dejado de ser presidente de AFE, debo de haber dejado de ser miembro de la Junta Directiva, pero a mi nadie me ha llamado para decirme que ya no soy miembro de la Junta”, destacó al citado medio.

Para cerrar, Larrea ofreció un discurso centrado en los éxitos deportivos, muy del estilo de los que solía hacer Villar, con un gesto cariñoso hacia los árbitros («por lo general no muy bien tratados») y agradeciendo a las federaciones autonómicas, los comités y los distintos patrocinadores su apoyo «en tiempos, como sabemos, muy delicados». Larrea quiso así echar «el telón a un año convulso y complicado, el que más en la historia reciente de la FEF». «Pero ha sido, también -añadió-, un año en el que su funcionamiento ni se ha detenido, ni se ha visto resquebrajado. Ahí están los números que reflejan la actividad de esta casa y los éxitos que corroboran, repito, una gestión que, más allá de esas dificultades, no se ha visto frenada».

«Echamos el telón a un año convulso y complicado, el que más en la historia reciente de la FEF» JUAN LUIS LARREA

Adelantó el presidente en funciones que «no será fácil» pero que cuentan «con la suficiente fuerza en todos los sentidos no sólo para intentarlo, sino para conseguirlo». «Creemos en el futuro del fútbol español y en el de la FEF, asentados ambos sobre bases muy sólidas», afirmó. Habrá que ver lo que depara 2018 para la Federación Española de Fútbol a nivel institucional. Ahora mismo, su futuro sigue en el aire. La propuesta del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) de repetición de las últimas elecciones está ahora en manos del Consejo de Estado y es probable que su resolución, que será asumida por el Consejo Superior Deportes (CSD), se produzca antes que la citada moción de censura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos