Un suicidio en Argentina como coletazo del 'FIFA-Gate'

Jorge Delhon./
Jorge Delhon.

El abogado Jorge Delhon se arrojó a las vías del tren tras ser acusado de cobrar sobornos millonarios

MARCELA VALENTE

Blanco de una acusación de corrupción lanzada sorpresivamente desde Estados Unidos por uno de los involucrados en el megaescándalo de sobornos de la FIFA, un exfuncionario argentino de 52 años se suicidó en la noche del martes 14, arrojándose a las vías del tren. La víctima era el abogado Jorge Delhon, contratado en 2012 por la Jefatura de Gabinete de la presidencia de Cristina Fernández para trabajar en la oficina de coordinación del programa Fútbol para Todos.

El responsable de la letal acusación fue el argentino Alejandro Burzaco, exCEO de la empresa Torneos y Competencias, que está siendo interrogado en Nueva York por un fiscal estadounidense en el juicio por el llamado 'FIFA-Gate'. Burzaco, bajo custodia desde junio de 2015, había asegurado ante el tribunal que entregó cuatro millones de dólares en sobornos entre 2011 y 2014 a Delhon y a su jefe, Pablo Paladino, que ayer negó su responsabilidad en los hechos.

Impactado por la reacción de su subordinado, Paladino dijo que Delhon «era un hombre honrado y trabajador», con esposa y cuatro hijos. «Un sinvergüenza como Burzaco nos lo hizo perder, se vio en una acusación lanzada por un delincuente y no pudo superarlo», dedujo. Según el maquinista del ferrocarril de la línea Roca, en la localidad bonaerense de Lanús Este, un hombre vestido de traje fue corriendo hacia las vías. Delhon ignoró la bocina y fue arrollado por la formación.

La víctima dejó un papel entre sus pertenencias que dice apenas: «Los amo. No lo puedo creer». De acuerdo a Paladino, Delhon no estaba deprimido pero sí preocupado. «¿Cómo puedo estar yo involucrado en todo eso?», le preguntó consternado a Paladino, minutos antes de adoptar la más trágica decisión de su vida. Por teléfono, su exjefe había intentado explicarle que los dichos de Burzaco ante el tribunal de Nueva York tenían relación con una pelea que estaba más allá de ellos. También le aseguró que él sería el encargado de explicarlo a los medios. Pero no logró convencerlo. «Era un amigo, no era de la política y no soportó la acusación», lamentó.

Paladino explicó que su oficina no administraba recursos ni tenía presupuesto. Tampoco contrataba. El programa Fútbol para Todos fue creado bajo la Administración de Fernández en 2009. Se trataba de un acuerdo del Estado con la Asociación de Fútbol Argentino para tener los derechos de televisación gratuita y en vivo de los partidos de la Primera División y de la B. También las copas Libertadores, Sudamericana y el Mundial 2014. Hasta ese momento, los derechos eran manejados por la empresa Torneos y Competencias y el grupo Clarín.

Con la llegada de Mauricio Macri al gobierno, las transmisiones volvieron a la órbita privada a pesar de que el presidente había prometido mantener el fútbol gratuito cuando era candidato. Desde junio de este año, para ver los partidos hay que pagar un abono cercano a los 100 dólares mensuales. Muchos simpatizantes se agolpan en los escaparates de los bares para ver el espectáculo televisado a través del vidrio del local.

Por eso, Paladino, que había sido sobreseído por la justicia argentina en una causa en la que se investigaban irregularidades en el programa que coordinaba, sostuvo que la denuncia de Burzaco busca «atacar a Fútbol para Todos para garantizar la privatización» de los partidos.

Burzaco se entregó a la policía en junio de 2015 en Italia en el marco del megaescándalo de corrupción de la FIFA. El argentino había logrado ocultarse y evitar la detención en mayo cuando el FBI detuvo a siete dirigentes de la FIFA alojados en distintos hoteles de Zurich, Suiza. Pero a los 13 días se entregó en Italia y fue extraditado a Estados Unidos, donde se había iniciado la investigación por el pago de millonarios sobornos por la transmisión de las copas. Un año después, el exCEO de Torneos se declaró culpable y se convirtió en un «testigo estrella» de la fiscalía.

En su declaración de esta semana, Burzaco –que ayer se largó a llorar al comenzar el segundo día de interrogatorios de la fiscalía- también acusó al ya fallecido extitular de la Asociación de Fútbol Argentina, Julio Grondona, por recibir sobornos durante nueve años, y a otros dirigentes de la asociación nacional y de la Conmebol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos