Fútbol

Reclaman la ilegalización de todos los grupos ultras

Compañeros de Inocencio Alonso atienden al ertzaina fallecido el jueves en Bilbao. /EFE
Compañeros de Inocencio Alonso atienden al ertzaina fallecido el jueves en Bilbao. / EFE

Movimiento contra la Intolerancia solicita también una directiva europea de protección ciudadana contra la violencia y el racismo

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Cuatro días después de la muerte de un ertzaina en las inmediaciones de San Mamés, donde se produjeron graves incidentes protagonizados por radicales del Athletic y del Spartak de Moscú, Movimiento contra la Intolerancia solicitó este lunes al Gobierno «la ilegalización de todos los grupos ultras que ejerzan la violencia antes, durante y después de los espectáculos deportivos, dentro y fuera de los estadios». El organismo que preside Esteban Ibarra también reclama la expulsión de todas las competiciones nacionales e internacionales de aquellos clubes o selecciones «que lleven ‘adosasos o empotrados’ a seguidores y grupos ultras que desarrollen actos de violencia», además de una directiva de protección ciudadana que obligue a los miembros de la Unión Europea a adoptar medidas contra la violencia y el racismo.

Según el último listado de la Comisión Antiviolencia emitido el pasado mes de octubre, sólo permanecen activos en Primera División seis grupos ultras «de riesgo»: Frente Atlético (Atlético de Madrid), Riazor Blues (Deportivo), Biris Norte (Sevilla), Malaka y Frente Bokerón (Málaga) e Iraultza (Alavés). A ellos se suman Ligallo Fondo Norte y Avispero (Zaragoza) en Segunda División y Jove Elx (Elche) en Segunda B. No figuran, entre otros, Ultras Sur (Real Madrid), Boixos Nois (Barcelona), Herri Norte (Athletic), Brigadas Blanquiazules (Espanyol), Yomus (Valencia), Supporters Gol Sur (Betis), Ultra Boys (Sporting) o Bukaneros (Rayo Vallecano), cuando según Movimiento contra la Intolerancia deberían estar incluidos en la lista de grupos radicales o violentos.

«Sólo hay que recordar la pelea que se evitó entre radicales de Biris y del Betis, o la presencia de un centenar de Boixos Nois con bates antes de un partido de esta temporada contra el Espanyol», lamenta Esteban Ibarra, que considera que «la UEFA y la FIFA, como sucedió hace años con los ‘hooligans’, debe expulsar de las competiciones a los equipos cuyos radicales protagonicen disturbios como los del pasado jueves en Bilbao». «Los ultras no pueden ser legales en ningún país», proclama el presidente de Movimiento contra la Intolerancia, para quien el Gobierno español debe aplicar «con rigor y en toda su extensión» la ley contra la violencia, el racismo y la xenofobia en el deporte, y todos los Estados europeos «deben impedir el tránsito de organizaciones criminales y grupos violentos que se desplazan libremente por el territorio».

Movimiento contra la Intolerancia considera «muerte por violencia» el fallecimiento del ertzaina Inocencio Alonso antes del Athletic-Spartak, a causa de un infarto, en medio de los enfrentamientos «protagonizados por grupos ultas de ambos equipos». Este organismo recuerda que los incidentes violentos en Bilbao «comenzaron con anterioridad en Vitoria y contaron con un clima de confrontación alentado por las redes sociales y en diferentes plataformas de internet que proyectaban esos más que previsibles sucesos violentos». Movimiento contra la Intolerancia reclama pues «a todas las instancias que corresponda el cumplimiento de la legislación de protección de derechos fundamentales de las personas que se ven afectadas por estos actos de violencia y de intolerancia extrema».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos