«El uso de Olaranbe lo determina exclusivamente el Ayuntamiento»

Las instalaciones de Olarambe
Las instalaciones de Olarambe / E. C.

El Aurrera recuerda, ante la llegada del Vitoria, filial del Eibar, al campo de Puente Alto, su«histórico y contrastado compromiso con el fútbol alavés»

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

El Aurrera salió ayer al paso tras las insinuaciones del Alavés acerca de quién ha tomado la decisión de que el Vitoria, filial del Eibar, juegue sus partidos de Segunda B esta temporada en el campo de Puente Alto. «El uso de las instalaciones de Olaranbe lo determina exclusivamente el Ayuntamiento», aseguró el club rojillo en el cuarto punto de una nota pública donde recordó también su «histórico y contrastado compromiso con el fútbol alavés» desde su creación en 1935.

La respuesta desde la directiva aurrerista llegó apenas unas horas después de que, en la tarde del viernes, el Alavés dejase caer que el Aurrera, pese a su vinculación con el club albiazul, ha permitido que el segundo equipo del Eibar se asiente en la ciudad. En otro comunicado público, la entidad de Mendizorroza se preguntaba «si ha sido Fernando Urcelay (presidente del Aurrera) quién ha tomado la decisión de permitir la llegada del Eibar a Vitoria». Algo que el club rojillo negó al recordar que su responsabilidad llega «hasta los acuerdos firmados con los diferentes actores e instituciones del fútbol alaves, respetando y cumpliendo cada uno de los compromisos adquiridos».

Obras de mejora

Esta misma semana, fuentes del Gobierno municipal aseguraron a este periódico que no existía «base legal» para prohibir que el Vitoria, que había realizado una petición oficial, pudiera disputar sus encuentros en Olaranbe. El Ayuntamiento, no obstante, apuntaba a que todo quedaba en manos del Aurrera, que dispone de la cesión de uso de las instalaciones municipales. En definitiva, dos versiones que no concuerdan.

El Aurrera, en cualquier caso, insiste en que se le ha «impuesto» compartir las instalaciones con el filial del Eibar. El conjunto guipuzcoano será al final, a través del Vitoria, el que sufrague las obras de mejora en Olaranbe para que allí se puedan disputar partidos de Segunda B a partir de agosto o septiembre. Al Ayuntamiento le corresponderá fiscalizar los trabajos para que se ajusten a lo proyectado. Es decir, que se trate de mejoras y no obra nueva.

De fondo, el temor del Alavés de que la llegada del filial del Eibar a Olaranbe esta campaña no se trate de una operación aislada y el Aurrera pueda optar en el futuro por realizar un convenio con la entidad de Ipurua. Por el momento, el club rojillo y el albiazul disponen de un vínculo que les une hasta el verano de 2018. También de una oferta alavesista para renovarlo por diez años, solo que por ahora no se ha concretado.

Fotos

Vídeos