El Lille busca el «despido procedente» de Bielsa para ahorrarse 16 millones de euros

Bielsa, muy contrariado tras perder el lunes en Amiens./EFE
Bielsa, muy contrariado tras perder el lunes en Amiens. / EFE

El viaje del rosarino a Chile sin permiso del club para despedir a Bonini ha dinamitado una relación ya muy deteriorada por los malos resultados

Igor Barcia
IGOR BARCIA

Marcelo Bielsa ya no ejercerá más como entrenador del Lille. El anuncio del club del norte de Francia de «suspender temporalmente» al técnico rosarino «de su función de entrenador en el marco de un procedimiento emprendido por el club» no supone otra cosa que una estrategia de los regentes del LOSC para ahorrarse hasta 16 millones de euros.

Según informó ayer L’Equipe, la fractura entre los responsables del Lille y Marcelo Bielsa es total e insalvable, después de que en estos nueve meses de intensa relación, ésta se haya ido deteriorando a base de malos resultados y encontronazos entre el técnico y el club. Así que tras la derrota del pasado lunes en Amiens (3-0), lo que mantiene al LOSC penúltimo, Gerard Lopez, presidente de la entidad norteña, cedió a las presiones y pese a ser el gran valedor de Bielsa, decidió que su andadura llegaba a su fin.

Ahora el caballo de batalla está en la rescisión de su contrato, que conllevaría el pago de hasta 16 millones de euros en indemnizaciones por el cese de un acuerdo que debía prolongarse hasta verano de 2019. Por eso, la estrategia del LOSC se centrará en demostrar «varias faltas graves» del técnico rosarino, para reflejar que ha sido negligente en sus funciones al frente del club y una de las principales causas de la lamentable marcha del equipo.

En el entorno del club deslizaron el deseo de Bielsa en acudir a Chile para despedirse de su amigo Luis María Bonini, su preparador físico en la selección chilena y en el Athletic. Al parecer, el Lille habría denegado el permiso al técnico para viajar, a lo que el rosarino respondió con un «hagan lo que tengan que hacer». Además, desde la entidad que preside Gerard Lopez, se le atribuyen varios incidentes en el vestuario con sus jugadores, que habrían perdido la confianza en el entrenador y sus métodos.

60 millones en refuerzos

Lo cierto es que pese a que en febrero de 2017 se anunció el acuerdo entre el Lille y Bielsa como un acuerdo de futuro para devolver al club del Pierre Mauroy a lo más alto del fútbol francés -su última liga data de la temporada 2010-11- las cosas han ido degenerando a medida que los resultados no han sido los esperados. Todo empezó muy bien, ya que el LOSC atendió a todos los requerimientos del Loco. Desmanteló su plantilla y la renovó por completo, con una inversión superior a los 60 millones de euros, remodeló el centro de entrenamiento a gusto del rosarino, y el arranque, con un 3-0 al Nantes, disparó las expectativas de la afición. Pero pronto llegaron los problemas. El Lille adolecía de inexperiencia -es la plantilla más joven- y en el idílico panorama surgieron las primeras grietas, en forma de enfrentamiento entre Bielsa y Lucas Campos, director técnico. Al parecer, éste habría pedido un poco de veteranía en el grupo, sobre todo después de la venta de Nicolas de Preville, algo que Bielsa rechazó de plano.

A partir de ahí, la caída del Lille en la tabla provocó que la tensión fuera en aumento, con un técnico cada vez más encerrado en sí mismo en busca de soluciones. Con tres victorias, tres empates y siete derrotas, la cuerda ha terminado por romperse. Y lo que iba a ser un LOSC espectacular ha terminado en un espectacular fracaso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos